EFENueva York

Wall Street cerró en rojo este miércoles tras un rebote fallido en la apertura y uno de sus principales indicadores, el Nasdaq, bajó un 1,15 %, situándose en lo que se conoce como territorio de corrección, un 10 % por debajo de su último récord.

Según datos al término de la sesión en la Bolsa de Nueva York, el índice compuesto Nasdaq cayó 166,64 puntos y se situó en 14.340,25, lastrado por el sector tecnológico.

El Dow Jones de Industriales bajó un 0,96 % o 339,82 unidades, hasta 35.028,65, mientras que el selectivo S&P 500 retrocedió un 0,97 % o 44,35 puntos, hasta 4.532,76.

El parqué neoyorquino vivió otra jornada de volatilidad y la aversión al riesgo en anticipación a una política monetaria más dura por parte de la Reserva Federal, con varias subidas de los tipos de interés previstas este año.

El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años se elevó esta mañana hasta el 1,9 %, siguiendo una trayectoria ascendente que comenzó a principios de 2022 y que ha perjudicado especialmente a las empresas tecnológicas y de alta valoración.

"Para que los rendimientos sigan subiendo, Wall Street va a necesitar más confirmaciones por parte de la Fed de que hay sobre la mesa 5 subidas de los tipos y que la reducción de su balance podría alcanzar los 500.000 millones este año", matizó el analista Ed Moya, de la firma Oanda.

Los inversores, no obstante, hoy parecieron animarse con los buenos resultados trimestrales de algunas empresas importantes, como Bank of America (0,39 %), Morgan Stanley (1,83 %), UnitedHealth (0,33 %) y Procter & Gamble (3,36 %).

Por sectores, destacaron las pérdidas de las empresas de bienes no esenciales (-1,81 %), financieras (-1,65 %) y tecnológicas (-1,37 %), mientras que se mantuvieron a flote las de bienes esenciales (0,68 %) y de servicios públicos (0,46 %).

Entre las 30 firmas cotizadas del Dow Jones, los mayores descensos fueron para Boeing (-3,52 %), Caterpillar (-3,10 %) y American Express (-2,88 %).

En otros mercados, el petróleo de Texas subió a 86,96 dólares el barril, y al cierre de la sesión el oro ascendía a 1.841,40 dólares la onza y el dólar se depreciaba frente al euro, con un cambio de 1,1347.