EFENueva York

La larga mala racha que vivía Wall Street llegó este viernes a su fin después de que los principales índices se anotaran claras subidas y el Dow Jones de Industriales completara su mejor semana desde noviembre de 2020.

El gran indicador de la bolsa neoyorquina había acumulado ocho semanas de retrocesos, algo no visto en muchas décadas, con los inversores muy preocupados por el alza de la inflación y las señales de una posible recesión en Estados Unidos.

Los miedos se calmaron esta semana con varios datos económicos considerados positivos y buenos resultados trimestrales para varias empresas, que provocaron un claro rebote en la bolsa neoyorquina.

En el cómputo semanal, el Dow Jones ganó un 6,2 %, mientras que el selectivo S&P 500 -que el pasado viernes llegó a estar brevemente en ciclo bajista al caer un 20 % por debajo de su último pico- recuperó un 6,6 %.

El índice compuesto del mercado Nasdaq avanzó esta semana un 6,8 %, después de haber registrado importantes caídas en medio de una temporada negra para las empresas tecnológicas.

La publicación este viernes de un indicador de precios muy seguido en Estados Unidos aceleró las ganancias en el mercado al mostrar la posibilidad de que el pico de inflación ya se haya alcanzado.

El "deflactor del consumo privado subyacente", que es la medida de inflación preferida por la Reserva Federal (Fed, banco central), mostró una reducción de tres décimas respecto a marzo, pasando del 5,2 al 4,9 %.

Durante los últimos meses, la fuerte inflación y la posibilidad de que las medidas de la Fed para combatirla puedan desembocar en una recesión han dominado el sentimiento en el parqué y han dejado pérdidas importantes para muchos valores, sobre todo aquellos que se habían disparado durante la pandemia.

Varios datos y encuestas económicas publicadas en los últimos días, sin embargo, han hecho que se disipen algunos de esos temores y que muchos analistas descarten los peores escenarios que se estaban barajando y comiencen a ver "una luz al final del túnel".

Así, con una cierta sensación de optimismo, este semana muchos inversores optaron por aprovechar los bajos precios en los que se habían situado valores hasta ahora muy atractivos para hacerse con posibles gangas.

"Hemos visto a nuestros clientes comprar con decisión", aseguró a The Wall Street Journal el jefe de estrategia de Interactive Brokers, Steve Sosnick, que explicó que mucha gente está decidida a seguir con esa estrategia de comprar títulos tras fuertes caídas con la esperanza de que se recuperen a pesar de que los expertos siguen viendo importantes riesgos de volatilidad.

La buena semana bursátil en Estados Unidos tuvo correspondencia en Europa, donde Madrid acumuló un alza del 5,29 %, París del 3,67 %, Fráncfort del 3,43 %, Londres del 2,65 %, y Milán del 2,25 %.

En el mercado energético, el petróleo de Texas registró claras subidas y terminó este viernes en su nivel más alto en once semanas, apoyado en un incremento de la demanda de combustible en Estados Unidos por el inicio de la temporada con más viajes por carretera y ante la posibilidad de que la Unión Europea acuerde finalmente vetar el crudo ruso.