EFEMedellín (Colombia)

Exportación, modernización y transformación creativa son el resumen de las tres décadas de la feria Colombiatex de las Américas, según los organizadores de ese evento que logró pasar a un "sistema moda" que busca innovar el mercado internacional.

Así lo expresó hoy el presidente ejecutivo del Instituto para la Exportación y la Moda (Inexmoda), Carlos Eduardo Botero, quien señaló en una conferencia que "mirar al pasado es proyectar al futuro".

"Realizar la investigación sobre los 30 años de Inexmoda surge de la necesidad de no olvidarnos de la historia", manifestó por su parte el docente de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) William Cruz.

Para realizar su trabajo de recopilación histórica, Cruz se basó notablemente en archivos de prensa.

Todo comenzó en 1987, pero la idea se remonta a 1984 con el objetivo de crear una oficina para los textileros y confeccionistas colombianos que exportaban a Estados Unidos.

"A finales de los años ochenta, el país atravesó por una crisis social donde un grupo de personas (del sector) mantenía una mirada positiva", agregó Cruz.

De esta forma, "la tenacidad, la persistencia fueron hechos admirables para seguir manteniendo Colombiatex", añadió Botero al hablar del crecimiento de la feria que hoy en día es una bandera para el país y para la industria textil.

Milán fue la primera pasarela adonde llegó Colombiatex: "empezamos a ir a Milán llevando la identidad de Colombia desde una mirada global no solo trayendo diseñadores sino también llevando Colombia a otras pasarelas", dijo Botero.

Botero mencionó como un hito valioso de la industria colombiana el hecho de que se hable en el ámbito internacional de talentos como Haider Ackerman, nacido en Bogotá en 1971 y adoptado por un matrimonio de franceses.

También destacó la experiencia de diseñadoras como Silvia Tcherassi y Francesca Miranda, que comenzaron su trayectoria en la feria.