EFEParís

El cine francés dio este jueves un último homenaje al actor Gaspard Ulliel, fallecido el pasado 19 de enero por un accidente de esquí y a cuyo funeral acudieron compañeras de profesión como Catherine Deneuve o Léa Seydoux.

La ceremonia tuvo lugar en la iglesia parisina de Saint-Eustache, que acogió en su entrada un gran retrato en blanco y negro del intérprete.

Ulliel, muerto a los 37 años de edad y padre de un niño de seis, no pudo recuperarse del fuerte traumatismo craneal sufrido tras un choque contra otro esquiador en la estación de La Rosière, en los Alpes franceses.

A los 21 años recibió el premio César al mejor actor revelación por su interpretación en "Largo domingo de noviazgo", de Jean-Pierre Jeunet, donde trabajó junto a Audrey Tautou y Marion Cotillard, y en 2017 fue reconocido ya como mejor actor por su papel en "Solo el fin del mundo", del canadiense Xavier Dolan.

Películas como "Hannibal, el origen del mal", en la que se puso en la piel del asesino Hannibal Lecter en sus años de juventud, le habían dado proyección internacional, y tenía pendiente de estreno la serie de Marvel "Caballero Luna" ("Moon Knight").

El delegado general del Festival de Cannes, Thierry Frémaux, o los intérpretes Isabelle Huppert, Louis Garrel, Vincent Lindon, Vincent Cassel, Audrey Tautou, Mathieu Amalric, Mélanie Thierry o Alex Lutz fueron otros de los presentes en el funeral.

En total, según el recuento hecho por los medios franceses, hubo unas 1.000 personas en el interior del templo, y una cantidad similar fuera. Su ataúd, negro, fue despedido de la iglesia entre aplausos.