EFERabat

Con sus siete meses de embarazo a cuestas, Meghan Markle visitará Marruecos a partir del sábado y se someterá a una intensa agenda donde caben desde una visita a una escuela rural hasta demostraciones de gastronomía local y un exclusivo club ecuestre de Rabat.

La embajada británica desveló hoy los detalles del viaje de los príncipes de Sussex Enrique y Meghan, en esta primera visita oficial desde la que en 2011 hizo el padre de Enrique, el príncipe Carlos.

La agenda es una cuidada mezcla de actividades de corte social y empresarial junto a aficiones más propias del medio aristocrático, y se desarrollarán entre la región montañosa de Asni, en pleno Atlas marroquí, y la capital, Rabat.

Nada más llegar al aeropuerto de Casablanca en la tarde del sábado, Enrique y Meghan se trasladarán a Marrakech, para dedicar el día siguiente a visitar una escuela de Asni ("Education for All") fundada por un británico para dar oportunidades a las niñas del medio rural, y posteriormente visitarán un centro de enseñanza secundaria.

Se da la circunstancia de que Asni es la región donde un comando terrorista seguidor del yihadista Estado Islámico asesinó el pasado diciembre a dos turistas escandinavas, decapitadas dentro de su propia tienda de campaña, un suceso que causó gran conmoción en Marruecos.

En la tarde del sábado, los príncipes se trasladarán a Rabat en helicóptero para presidir una recepción en la Embajada británica.

El lunes, donde toda la agenda se desarrolla en Rabat, es el día más intenso: comenzarán con una visita a la Federación Real Ecuestre, continuarán en el Jardín Andalusí de la Alcazaba de los Udayas, donde se reunirán con jóvenes empresarios, y terminarán con una demostración gastronómica del afamado Chef Moha, uno de los cocineros más reputados del país.

Durante la tarde, serán recibidos por algún miembro de la familia real marroquí, pero por el momento se descarta que sea el mismo rey Mohamed VI.

Ese será el último acto de su visita; tras ello, los príncipes regresarán a Londres.