EFEWashington

El chef José Andrés abrirá finalmente un restaurante en la antigua Oficina Postal de Washington donde estaba el famoso Hotel Trump de la capital estadounidense que recientemente ha cambiado de dueños, un proyecto por el que en su momento se enzarzó en una batalla legal con el expresidente.

"¡Grandes noticias! Hoy, después de un sueño de 30 años anuncio que abriremos @bazaarbyjose -en referencia al nombre del restaurante, Bazaar- en la antigua Oficina Postal", anunció el chef español este lunes en un mensaje en su cuenta de Twitter.

José Andrés ya trató de abrir un local en el hotel, pero decidió abandonar el proyecto después de los comentarios del expresidente Donald Trump (2017-2021) sobre los inmigrantes mexicanos, a los que se refirió como "traficantes" y "violadores" cuando presentó su candidatura presidencial en 2015.

La compañía de Trump y la de José Andrés, ThinkFoodGroup, se enzarzaron entonces en una batalla legal que duró casi dos años, hasta que en 2017 ambas empresas alcanzaron un acuerdo cuyos detalles no son públicos.

José Andrés, que nació en España pero se nacionalizó estadounidense en 2013, fue muy crítico con el expresidente durante su mandato y lo acusó de racista.

La antigua Oficina Postal de Washington ya no es parte del imperio hotelero del magnate, ya que fue puesta a la venta el pasado noviembre y vendida finalmente a un grupo inversor de Miami por 375 millones de dólares, a comienzos de mayo.

El grupo, CGI Merchant Group, lo rebautizará como un Waldorf Astoria, parte de una lujosa cadena de hoteles estadounidenses, y Andrés abrirá un nuevo restaurante de su proyecto Bazaar en el edificio.

"Compartiré más noticias pronto", dijo el chef en su mensaje en Twitter.

Este hotel de cinco estrellas fue inaugurado en septiembre de 2016, en plena campaña electoral, un par de meses antes de que Trump ganara las presidenciales.

La venta del hotel se anunció en noviembre del año pasado, pero estaba pendiente de la aprobación de la Administración General de Servicios (GSA, en inglés), ya que el inmueble era la antigua Oficina Postal, propiedad del Gobierno federal, que lo arrienda a privados.

Según medios locales, el hotel perdió 70 millones de dólares entre 2016 y 2020.

El Washington Post asegura que José Andrés tiene acciones del grupo que ha comprado el inmueble, por lo que será también copropietario del edificio que albergará su restaurante.

Durante la presidencia de Trump, el icónico edifico se convirtió en escenario principal de las intrigas palaciegas de Washington, y captó la atención por los empresarios y políticos que allí se hospedaban.