EFESan Francisco

Tras haberse desplomado en el pico de la pandemia por COVID-19, las reservas de alojamientos turísticos en el mercado interior de EE.UU. se han disparado en las últimas semanas de cara al período veraniego, dijo este lunes en una entrevista el consejero delegado de Airbnb.

El máximo responsable y cofundador de la plataforma de alquileres vacacionales, Brian Chesky, explicó en una entrevista con Bloomberg que entre el 17 de mayo y el 3 de junio -coincidiendo con la festividad del Memorial Day en EE.UU.- se realizaron más reservas que en el mismo período del año pasado.

Los datos, por tanto, apuntan a una recuperación vertiginosa en la plataforma, que sólo unas semanas antes había visto cómo se reducía la actividad en su portal a niveles insólitos, y despidió al 25 % de su plantilla.

"Trabajar desde casa se está convirtiendo en trabajar desde cualquier casa", dijo Chesky, quien explicó que la tendencia se está dando también en otros mercados como Alemania, Portugal, Corea del Sur y Nueva Zelanda.

A diferencia de lo que ocurría antes de la pandemia, sin embargo, estas nuevas reservas son en su enorme mayoría para viajes dentro del país y, en mucho casos, para distancias relativamente cortas que no impliquen tomar un avión o conducir durante varias horas.

Así, por ejemplo, si en febrero -antes de los decretos de confinamiento y distanciamiento social en Occidente-, las reservas en Airbnb para alojamientos a menos de 200 millas (322 kilómetros) del lugar de residencia constituían tan sólo un tercio del total, en mayo estas superaron el 50 %, explicó el consejero delegado de la compañía.

Tan acelerada está siendo la recuperación para el portal que Chesky volvió a poner sobre la mesa la posibilidad de que la empresa de San Francisco (California, EE.UU.) salga a la bolsa este año, tal y como estaba inicialmente previsto, pero fue algo que se descartó al desatarse la pandemia.

En el caso de España, la división local de la firma ya adelantó el pasado 26 de mayo que las búsquedas de alojamientos turísticos dentro del país se habían disparado tras el anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de la apertura al turismo extranjero, hasta casi alcanzar los niveles prepandemia.