EFEBelén

Miles de palestinos y turistas se congregaron hoy en la plaza del Pesebre para el encendido anual del enorme árbol con el que se inaugura oficialmente la Navidad en el lugar del planeta en el que, según la tradición cristiana, nació hace más de 2.000 años Jesús de Nazaret.

A la entrada en la plaza del Pesebre de Belén un cartel saluda a los visitantes: "Les damos la bienvenida a Belén como se la damos al Príncipe de la Paz. Rezad por la libertad de Palestina".

A lo largo de la tarde los visitantes y fieles fueron llegando a la plaza, donde se encuentra la iglesia de la Natividad y, frente a ella, un enorme árbol y un pesebre.

Frente a la iglesia, sobre el escenario construido para la ocasión, se siguieron algunas actuaciones musicales y discursos; la primera fue el himno palestino interpretado por los "scouts" de Belén y tras él un villancico ejecutado por los españoles Cristina Soler y Juanfe Pérez, invitados por la embajada española.

También se dirigió al público el alcalde de Belén, Anton Salman, y el primer ministro palestino, Rami Hamdala.

A las 19:18 (16:18 GMT), tras una cuenta atrás, se encendieron las luces del árbol, también los farolillos decorativos de la plaza, se iluminó la iglesia de la Natividad y se lanzaron cohetes y petardos mientras sonaban canciones navideñas en árabe y una versión árabe de "Jingle Bells".

David Valencia, un turista vasco, dijo a Efe: "Soy muy viajero y quería conocer este lugar especial en persona, y me produce curiosidad que en un sitio con mayoría musulmana se celebre de este modo una festividad tan cristiana, me gusta ver que haya tanta gente de otras religiones aquí hoy".

Una pareja de pastores protestantes del estado norteamericano de Vermont, Lani y Kathleen Janisse, también señalaron que Belén es a su juicio un lugar multicultural: "Venimos a rezar por la paz de este país, todos somos familia de Dios y Jesús dio amor a todo el mundo".

Júlio Cádiz, otro turista español de Badajoz, dijo a Efe que había venido a Belén para disfrutar de "un día especial" y resaltó que había mucha seguridad, "pero tal vez sea mejor así", reflexionó.