EFEMéxico

Los líderes de las Américas deben dejar atrás "el debate político estancado" y reforzar su compromiso en la protección de los derechos humanos, sostuvo este lunes Amnistía Internacional (AI) en una carta abierta a los Estados que participarán en la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

"Los líderes de las Américas deben dar un paso al frente y superar los graves desafíos a los que se enfrenta la región. Este es el lugar más peligroso del mundo para quienes defienden los derechos humanos, especialmente quienes defienden la justicia climática y el medioambiente", expuso Erika Guevara-Rosas, directora para la región de AI.

La región es también "escenario de dos grandes crisis globales de derechos humanos: las de Nicaragua y Venezuela", añadió.

La organización señaló que el año pasado 241 personas fueron asesinadas por defender los derechos humanos en las Américas: más de dos tercios del total global.

Al mismo tiempo, más de 300 personas murieron y más de 700 se enfrentaron a cargos penales por protestar en Nicaragua.

Mientras tanto, en Venezuela, la crisis de derechos humanos ha empujado a más de cuatro millones de personas a abandonar el país, apuntó.

También en Venezuela, añadió, tan solo este año casi 1.000 personas han sido detenidas y decenas han muerto durante protestas, mientras muchas más han sufrido malos tratos y tortura por salir a la calle a reclamar cambios.

"Habiendo tanto en juego en las Américas, los Estados deben formular compromisos claros y específicos de proteger a quienes defienden los derechos humanos, lo cual incluye ratificar sin demora el Acuerdo de Escazú", expuso Guevara-Rosas en referencia al tratado de protección ambiental firmado por 16 países pero ratificado por solo uno (Guyana).

La directora dijo que los Estados también deben reforzar sus demandas de verdad, justicia y reparación para las víctimas de las crisis de derechos humanos de Nicaragua y Venezuela, "y garantizar medidas efectivas de protección para quienes huyen de Venezuela, y que la ayuda humanitaria llega a quienes permanecen en el país".

Amnistía Internacional pide asimismo a los Estados que respeten la autonomía y la independencia del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, previo al nombramiento de cuatro nuevos comisionados de Derechos Humanos durante la Asamblea General que se efectuará del 26 al 28 de junio en Medellín, Colombia.

Esta petición se realiza después de que cinco Estados de la región publicaran en abril una declaración con recomendaciones para "fortalecer el Sistema Interamericano de Derechos Humanos", la cual fue rechazada mayoritariamente como un intento de debilitar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, señaló AI.

"Si los Estados desean de verdad hacer frente a las duras realidades a las que se enfrentan las Américas, deben modificar su enfoque y apartarse del debate político estancado y los alarmantes esfuerzos por debilitar el sistema interamericano de derechos humanos para emprender acciones decididas en favor de los derechos humanos" en la región, concluyó Guevara Rosas.