EFEMéxico

Los muros grises se han transformado en coloridas paletas que dibujan flores. Los pasillos que lucían hasta hace unos días incoloros se han llenado de luz y transforman un espacio por el que suelen pasar pacientes, doctores y familiares que luchan contra diversas enfermedades.

Las paredes del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán se transformaron en gigantescos lienzos donde las artistas mexicanas Lourdes Villagomez, Georgina Gutiérrez y Verónica Villarreal intentan con su arte "sanar las emociones" de quienes lo necesiten.

Este trabajo forma parte de TRANSFORSMART, un proyecto que tiene como objetivo generar espacios que no solo se vean bien, sino que se sientan bien.

"Creo firmemente que el arte puede cambiar las emociones de la gente, estando en un lugar donde se vive mucha angustia, tristeza incertidumbre nuestros murales agregan un factor de bienestar y un poco más de alegría", dice a Efe Verónica Villarreal.

La idea, expresan las tres pintoras, es que médicos, pacientes, familiares y trabajadores de este inmueble se desconecten y cambien sus emociones.

"Transformar espacios grises en espacios que transmitan algo, en este caso queremos transmitir bienestar a través de los colores, formas y frases", asegura Lourdes Villagomez.

Es así que los pasillos de entrada del Instituto se pueden ver los murales de 2,50 metros de alto por 6,45 metros de ancho que lucen con flores pues la idea es que la gente que pase por ahí pueda sentir equilibrio, armonía y plenitud.

"(Los colores) tienen una psicología muy fuerte sobre nosotros por lo que nos recuerda de chiquitos, los colores pastel, cada color tiene un sentido en nosotros", comenta Georgina Gutiérrez.

La artista, quien estudió la Licenciatura en Diseño Industrial en la Universidad Anáhuac México Norte y posteriormente Arte Experimental en el Art Institute of Chicago, está convencida de que el arte puede cambiar el ánimo de las personas.

"El color y el arte no van a cambiar tu situación por completo, no te cambia la vida, pero sí el día. Puede hacer que tengas una actitud positiva", dijo la artista.

La iniciativa surgió gracias a una marca de pinturas, la cual invitó a las tres artistas con la finalidad de transformar este espacio.

"Es un regalo poder tener una obra aquí que les ayude no solo a los pacientes sino a las personas que tienen algún ser querido aquí a cambiar esos espacios grises por algo de color que por un momento les alegre el día", asegura Lourdes Villagomez.

Georgina detalla que depende del proyecto es como va adecuando su técnica, pero siempre busca que sea muy colorida.

Asegura que siempre busca mezclar los colores con la finalidad de hacer que armonicen.

Verónica, quien es licenciada en Artes de San Diego State University y estudió arte en Escola Massana en Barcelona, optó por las rosas y algunos negros, pero asegura, se inspiró en la naturaleza.

"Creemos que la naturaleza es el elemento más inteligente que hay en la tierra y en mi caso las rosas es como que todo el mundo se puede identificar con las flores. Cuando alguien quiere tener un gesto bonito con la gente les mandan flores", asegura.

Mientras que Lourdes optó por la palabra bienestar en todo su mural, acompañada de flores oaxaqueñas pues su idea es resaltar la cultura mexicana.

Lo más importante, coinciden las artistas, es que la gente se sienta identificada con su arte, de hecho, aseguran que ya hay pacientes que han halagado y agradecido por su trabajo.

Del mismo modo, esperan que este proyecto llegue a otras instituciones de salud del país, para que más personas se sientan mejor en espacios donde la gente pocas veces puede sentirse bien.