EFEPuebla (México)

Las autoridades del central estado mexicano de Puebla informaron este lunes que investigan la muerte de un bebé de seis días de nacido que fue hallado sin vida cerca del penal del municipio de San Miguel.

El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, explicó en rueda de prensa que están investigando qué hacía el cuerpo del bebé "en uno de los contenedores" del reclusorio San Miguel.

"Es un hecho gravísimo que está en proceso de investigación y he estado en contacto permanente con la Fiscalía (estatal) para conocer algunos detalles”, apuntó.

Ante la gravedad de los hechos, el político refirió que este asunto se trata con la "secrecía necesaria" para evitar estropear las investigaciones.

Afirmó que en primer lugar se debe establecer dónde nació el bebé, que tenía seis días de nacido, porque no lo hizo dentro del penal.

También se debe saber quién introdujo el cuerpo dentro de la cárcel y cuánto tiempo y qué pasó desde que nació hasta que se encontró su "cuerpecito".

Dijo además que el bebé llevaba una cirugía de apéndice hecha y también se debe investigar quiénes son los padres de la criatura.

Barbosa enfatizó que no se puede revelar más información al respecto, pero garantizó que en este caso se llegará hasta las últimas consecuencias.

"De todos estos detalles la Fiscalía está avanzando", aseguró el mandatario estatal, que calificó el asunto de "muy grave" y "siniestro".

La semana pasada, la asociación civil Reinserta denunció el hallazgo del bebé en el penal y este fin de semana la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) anunció que investigará el caso.

Según explicó la ONG, un interno que trabajaba en los contenedores de material de plástico reciclable, conocido como PET, encontró el cuerpo del bebé cubierto con cal y dentro de una bolsa.

El hecho refleja la crisis de derechos humanos que viven los penales de México, según la organización civil.

Tan solo en diciembre, en dos episodios distintos, se presentaron un asesinato y una riña entre internos en el mismo penal de San Miguel de Puebla, según la organización.

A punto de cumplirse una semana del hallazgo, varias ONG, entre ellas Reinserta, anunciaron este lunes la campaña #JusticiaBebé para visibilizar un "hecho atroz que no puede pasar desapercibido por las autoridades".