EFELa Paz

El Gobierno de Luis Arce dio la bienvenida a la embajadora de México en Bolivia, María Teresa Mercado, que vuelve al país para retomar sus funciones diplomáticas tras ser expulsada en 2019 por el Gobierno interino de Jeanine Añez, quien la declaró persona no grata.

La Cancillería boliviana a nombre del Gobierno de Luis Arce le dio la bienvenida al país a la embajadora a través de un comunicado en el que reitera su "firme voluntad de fortalecer lazos" con México.

En el comunicado, las autoridades bolivianas rememoran que la embajadora se presentó al entonces canciller Diego Pary en 2019 para cumplir con su misión diplomática que fue "interrumpida inesperadamente" en diciembre del mismo año mediante una "inapropiada declaración de persona non grata".

Este jueves, la embajadora Mercado al llegar al aeropuerto internacional de El Alto manifestó que está "muy contenta de estar de regreso".

Por su parte, la Cancillería mexicana consideró a través de un comunicado que con la petición de la vuelta de Mercado, el Ejecutivo boliviano "repara el agravio de la declaratoria de 'persona non grata'.

El Gobierno interino de Añez decidió el 30 de diciembre de 2019 declarar personas no gratas a María Teresa Mercado y a otros funcionarios diplomáticos de España, tras un incidente en la residencia mexicana que derivó en la expulsión de diplomáticos de ambos países.

En diciembre de 2019 diplomáticos españoles acompañados supuestamente de "encapuchados", según la versión del Gobierno interino, acompañaron una visita de cortesía a la residencia mexicana donde se encontraban asilados un grupo de exfuncionarios del Ejecutivo del expresidente Evo Morales tras las fallidas elecciones de ese año en Bolivia.

Este suceso fue interpretado por el Gobierno transitorio como un intento de evacuar a los exfuncionarios bolivianos, algo que ha negado el Ejecutivo español.

Es así que el Gobierno transitorio de Añez les dio 72 horas a Mercado y otros funcionarios para dejar el país.

Las autoridades mexicanas reclamaron en ese entonces por el que consideraron "asedio" de la Policía a sus dependencias.

La tensión entre México y Bolivia comenzó poco después de que ese país otorgara asilo al expresidente Morales tras su dimisión en noviembre de 2019, forzado supuestamente por un golpe de Estado.

Tras la expulsión de la diplomática, México designó como sustituto interino al embajador de carrera Edmundo Font, quien ejerció desde ese momento hasta este miércoles como encargado de negocios en Bolivia.

El presidente Luis Arce ya había anunciado previamente sus intenciones de pedir el regreso de la embajadora María Teresa Mercado al país por la labor que realizó.