EFEMéxico

El expelotero Juan Gabriel Castro dijo este miércoles que su nombramiento como mánager de los Diablos Rojos de la Liga mexicana puede ser una suerte de escalón para dirigir después den Grandes Ligas, donde ya se probó como jugador.

"Como mánager es un buen escalón. Sabemos que Diablos es una organización de mucha reputación en México y también en Estados Unidos. Entonces, si se da la oportunidad de cumplir mi meta de dirigir en Grandes Ligas, la tomaría", explicó en su presentación con los Diablos.

Castro, quien como entrenador clasificó por primera vez a la selección mexicana de béisbol a unos Juegos Olímpicos, sustituirá en el banquillo de los Diablos a Miguel Ojeda.

Su arribo al equipo se dio después de que Castro pasó los últimos tres años en los Phillies de Filadelfia como coach de los jugadores de cuadro.

"Estuve los tres últimos años con Filadelfia, pero mi contrato ya no se renovó, así pasa, entonces quedé como un coach libre y a partir de eso empezaron las llamadas, tuvimos ofertas de varios equipos, pero decidí por los Diablos por su prestigio y principios" añadió.

El manejador mexicano llegó a los Diablos después de comandar en el invierno a los Naranjeros de Hermosillo en la Liga Mexicana del Pacífico y de ser destituido como el técnico de México a pocos días del debut en los Juegos Olímpicos de Tokio debido a falta de presupuesto para la preparación a la justa asiática.

"Todo reto es importante, sin importar dónde estés. Como profesional en cualquier posición que estoy siempre trato de hacer lo mejor posible y con Diablos no será la excepción. Seguiremos aprendiendo. Vengo a quedar campeón", expresó.

Juan Gabriel Castro aseguró que la Liga Mexicana se ha vuelto una Liga fuerte y que cada año ha mejorado a la par del crecimiento del béisbol mexicano.

"Trabajaré en conjunto con la directiva y cuerpo técnico, eso me ayudará a lograr meta. Me emociona estar aquí con Diablos y que me tomen de cuenta es un honor", sentenció.

En los Diablos, Castro ha confirmado como refuerzos para 2022 al lanzador cubano Rogelio Armenteros y al jardinero venezolano Ramón Flores.