EFEUSAWashington

Las familias de inmigrantes indocumentados ya suponen más de un tercio del total de personas que acceden a Estados Unidos de manera irregular por la frontera sur, de acuerdo a los últimos datos difundidos hoy por el Gobierno.

Del total de inmigrantes que llegaron al país por la frontera con México durante el mes de agosto, el 34,02 % -12.774 personas- lo hicieron junto con otros miembros de su familia, lo que supone un aumento significativo respecto a los últimos meses.

Así, en julio la proporción de familias que viajaron juntas y fueron detenidas alcanzó el 29,57 % (9.258 personas) del total de interceptados en la zona fronteriza meridional, en comparación con el 27,67 % (9.434 detenidos) de junio y el 23,51 % (9.485 detenidos) en mayo.

En este sentido, el portavoz del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) Tyler Houlton aseguró en un comunicado que "el número de unidades familiares en la frontera sur se incrementó un 38 %, 3.500 más, que en julio", lo que supone "la cifra mayor registrada en un agosto".

"Los traficantes entienden mejor que nadie que nuestras leyes de inmigración no sirven, y saben que una familia que entra ilegalmente a EE.UU. es muy probable que sean liberada en el interior (del país)", aseguró el portavoz, quien se refirió a la regulación que les obliga a dejar en libertad a familias con menores en 20 días.

Houlton reiteró, además, que la Administración empleará "todos los recursos disponibles para recuperar el control efectivo de la frontera".

Durante el mes de agosto, las autoridades arrestaron a 37.544 inmigrantes que cruzaron ilegalmente el límite sur, frente a los 31.299 del mes anterior, los 34.091 de junio y los 40.335 de mayo.

En total, a falta de un mes para que termine el año fiscal -que comienza en octubre-, el número de aprehensiones en el área fronteriza ya se cuenta por 355.106 en 2018; frente a las 303.916 de todo el curso 2017; las 408.870 de 2016; las 33.333 de 2015; y 479.371 en 2014, dice en su web el DHS.

De este modo, el registro final del presente año fiscal será mayor que en dos de los últimos cuatro años.

El Gobierno también difundió los datos del total de operaciones de las autoridades migratorias contra personas que no reúnen los requisitos para entrar en el país, una categoría que incluye accesos de indocumentados por puertos ilegales y que finalmente fueron detenidos; y aquellos que trataron de hacerlo por puntos regulados pero que no lo consiguieron y entraron en el proceso de deportación.

En esta clasificación, el total de personas registradas en agosto ascendió a 46.560, el segundo dato más elevado de los últimos cuatro años, solo superado por la cifra de 2016, con 51.893 indocumentados.

Los datos llegan meses después de que el pasado abril el Ejecutivo pusiera en marcha las llamadas políticas de "tolerancia cero" que implicaban que todos los inmigrantes indocumentados que accedieran al país serían procesados criminalmente, lo que suponía que las familias con menores fueran separadas.

El pasado 20 de junio, cercado por las críticas, el presidente del país, Donald Trump, se vio obligado a dar marcha atrás y prohibir estas separaciones de familia.

Este paso generó un problema a la Administración, que se vio forzada a dejar en libertad a las familias con menores cuando sobrepasan los veinte días en prisión, en base al llamado acuerdo de Flores que fija ahí el máximo que un menor puede ser retenido.

La pasada semana, el Gobierno de Trump propuso una nueva norma para poder romper con esta regulación, que se prevé que sea llevada a los tribunales por las organizaciones defensoras de derechos humanos, que no tardaron en criticar la medida.