EFEWashington

La Casa Blanca confirmó este domingo que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo de México, Andrés Manuel López Obrador, se reunirán el próximo miércoles, 8 de julio, en Washington, pero no corroboró ningún encuentro trilateral con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

El miércoles, tras recibir a López Obrador en la mansión presidencial, Trump celebrará "una reunión bilateral" con el mandatario mexicano y más tarde otra "expandida", antes de una cena de trabajo juntos.

Respecto al jueves, 9 de julio, no hay ninguna entrada en la agenda que indique expresamente que Trump se vaya a encontrar de nuevo con López Obrador.

Para ese día la Casa Blanca anuncia que el presidente estadounidense participará en "una mesa redonda con líderes hispanos", sin ofrecer más precisiones.

Desde México, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, anunció esta semana que el presidente mexicano se iba a reunir con Trump la tarde del 8 de julio en una reunión de trabajo bilateral en Washington.

La visita incluía también un encuentro trilateral el 9 de julio por el nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que entro en vigor el día 1.

"La esencia de esta visita responde a lo que hoy estamos presenciando que es la entrada en vigor de este tratado, hay desde luego muchos temas, con Estados Unidos siempre los habrá y también con Canadá", manifestó Ebrard en una rueda de prensa.

El viernes, Trudeau dijo que todavía no había decidido si participar en el encuentro trilateral en la capital estadounidense para celebrar la entrada en vigor del T-MEC.

Trudeu indicó que funcionarios de Canadá y de EE.UU. estaban analizando si una reunión trilateral tenía sentido, y destacó que un factor que estaba pesando en su decisión era si después tendría que guardar cuarentena, ya que su país tiene cerrada su frontera con el vecino del sur y las pocas excepciones que tienen permitido el acceso deben aislarse durante dos semanas por el coronavirus.

El primer ministro canadiense ya tuvo que guardar aislamiento en marzo pasado después de que su esposa diera positivo de COVID-19 tras un viaje a Londres.

La visita de López Obrador será la primera que haga al extranjero desde que es presidente de México.

López Obrador, que pretende que el viaje sea corto, ha descartado reunirse con representantes de la comunidad mexicana en EE.UU., así como con legisladores de este país.

El mandatario ha indicado que pretende viajar "en ruta comercial", no en avión privado, y que desde México únicamente lo acompañarán Ebrard; el jefe de la oficina de Presidencia, Alfonso Romo; y la secretaria de Economía, Graciela Márquez.

El sábado, López Obrador aseguró que durante sus encuentros con Trump representará a los mexicanos "con decoro y con mucha dignidad".

"Voy representándoles y no tengan duda, lo voy a hacer como ustedes lo merecen: con decoro y con mucha dignidad, haciendo valer la fortaleza de nuestra gran nación, México", expresó en un mensaje en vídeo difundido a través de redes sociales para felicitar a EE.UU. por su festividad del 4 de Julio, el Día de la Independencia.

López Obrador recordó que "el propósito del viaje es la entrada en vigor del tratado de libre comercio".