EFECiudad de México

Tras dos años de su huida a México denunciando un "golpe de Estado", el expresidente boliviano Evo Morales volvió al país que le "salvó la vida" al concederle asilo y fue arropado por la izquierda latinoamericana, que lo encumbró como un "líder histórico".

Morales es el invitado estrella de un seminario internacional de más de 100 partidos socialistas del continente convocado en la Ciudad de México por el Partido del Trabajo (PT), formación que apoya al Gobierno de Andrés Manuel López Orador, quien refugió al boliviano en 2019.

"La derecha fascista está arrepentida de no acabar con mi vida, por eso digo que México nos ayudó a salvar la vida y también nos ayudó a salvar la democracia", afirmó este viernes Evo Morales en una rueda de prensa para agradecer públicamente a este país por el asilo recibido.

El dirigente boliviano llegó el miércoles a México, donde se ha reunido con varias autoridades mexicanas, además de haber sido arropado por el foro de partidos latinoamericanos.

"Nuestro reconocimiento a Evo Morales como líder histórico ejemplar para todos los pueblos de América Latina y el Caribe, y claro, de todo el mundo", expresó el senador Alejandro González, del PT, en la misma rueda de prensa.

AGRADECIMIENTO A MÉXICO

En la víspera, Evo Morales fue recibido en Palacio Nacional por el presidente mexicano, López Obrador, quien se refirió al boliviano como "el más auténtico representante de los pueblos originarios de América Latina y el Caribe".

Con esa reunión quisieron zanjar los rumores de un supuesto desencuentro entre ambos dirigentes que surgieron después de que Morales abandonara sin aviso México solo un mes después de ser asilado en ese país.

"Estamos acá a dos años del golpe de Estado en esta conferencia para, a nombre de mi pueblo, de los movimiento sociales, a nombre mío y ante ustedes, agradecer al pueblo mexicano y al hermano presidente de México (López Obrador) por salvarme la vida".

Bolivia estuvo sumida en una crisis social y política tras los comicios del 20 de octubre de 2019, que fueron anulados por las denuncias de que hubo un presunto fraude electoral a favor del entonces presidente, Evo Morales.

Tras el informe de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que se conoció la madrugada del 10 de noviembre de 2019, Morales primero anunció nuevas elecciones y horas después dimitió a la Presidencia, alegando ser víctima de un supuesto "golpe de Estado".

Morales llegó a México el 12 de noviembre de 2019 como asilado político del Gobierno de López Obrador tras un largo periplo.

En su último libro, el presidente mexicano aseguró que presuntos militares bolivianos intentaron derribar con un cohete el avión en el que despegó Morales desde Cochabamba con destino a México, algo que Evo Morales dijo desconocer hasta ahora.

El boliviano solo estuvo un mes en México, pues se trasladó a Argentina tras la toma de posesión de Alberto Fernández, y finalmente regresó a Bolivia después de que su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), ganó las elecciones de octubre de 2020 con el candidato Luis Arce.

MUESTRAS DE APOYO MUTUAS

Aunque Evo Morales no dio detalles sobre la reunión que mantuvo con López Obrador dos años después de su asilo, probablemente estuvo sobre la mesa la política de nacionalización del litio para la que México ha recibido asesoramiento de Bolivia.

Morales apoyó este viernes la iniciativa de López Obrador de no entregar concesiones de explotación de este preciado material al afirmar que "la industria del litio debe estar en manos de los Estados, no del sector privado".

Antes de la conferencia de prensa, Morales desayunó con la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, quien dijo que abordaron "diversos programas que hay en Bolivia" y que se podrían aplicar en la ciudad.

"Nosotros tenemos mucha admiración por Evo Morales y lo que logró en Bolivia. Y ahora el triunfo del movimiento después del 'golpe de Estado'", consideró la alcaldesa, del mismo partido que López Obrador.

También el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, quien rivaliza con Sheinbaum por la candidatura presidencial del oficialismo para 2024, se fotografió el miércoles con Evo Morales, quien le ofreció un "abrazo solidario" del pueblo mexicano.

En el foro de partidos izquierdistas también destaca la participación del partido colombiano Comunes, surgido de la desmovilización de las FARC, en cuya delegación viajó el exguerrillero Rodrigo Granda, pero regresó a Colombia ante la posibilidad de que fuera capturado y extraditado a Paraguay.