EFEBuenos Aires

La Justicia argentina ordenó este viernes suspender cautelarmente el servicio de la plataforma de transporte Uber en la ciudad de Córdoba (centro), que había empezado a funcionar apenas cuatro días antes.

En respuesta a la petición del Municipalidad cordobesa, la Cámara Contencioso Administrativa de 2ª Nominación de la Ciudad de Córdoba se ciñó a la Ordenanza 12859 para prohibir el uso de la plataforma estadounidense.

El tribunal, integrado por los vocales Cecilia de Guernica, María Inés del Carmen y Humberto Sánchez, resolvió suspender la operatividad de la aplicación dentro del plazo de 48 horas y exhortó a los efectivos y potenciales conductores a que se abstengan de utilizarla mientras dure la tramitación del proceso.

Las razones que enumera la sentencia son la "plena desregulación" de la aplicación, además de la competencia desleal que provoca en el gremio de servicios de transporte por la ausencia de "fiscalización estatal" de sus choferes.

Felipe Fernández Aramburu, responsable de negocios de la empresa en Argentina, y Florencia Nigro, responsable de Relaciones Públicas en la aplicación, han sido citados a una audiencia fijada para el día 26 de septiembre.

Asimismo, los jueces dictaminaron que la firma Uber, que ya opera en otros lugares del país como Buenos Aires y Mendoza, cuenta con cinco días hábiles judiciales para presentar "un informe completo y veraz de todos los choferes de autos (coches) registrados para operar en su plataforma, que han presentado sus licencias profesionales y constancias impositivas".

De acuerdo a la agencia estatal argentina Télam, fuerzas de seguridad efectuaron ayer su primera detención a un conductor que circulaba con este servicio en la ciudad, a quien impusieron una multa de 72.000 pesos (unos 1.252 dólares).

La llegada de Uber a Córdoba no estuvo exenta de controversia, generada por los taxistas y chóferes privados, que realizaron un paro en su actividad para expresar su rechazo a la compañía.

La empresa de transporte había expresado en un comunicado que su misión es ofrecer a los cordobeses "una nueva forma de movilidad, cómoda y confiable".

La actividad de la plataforma en Buenos Aires tampoco está regularizada y en noviembre del año pasado el Gobierno porteño aprobó una ley para frenar el avance de esta aplicación de transporte privado al endurecer las penas contra sus conductores.