EFECiudad de México

Más apasionada y menos perfecta es como la cantante mexicana María José abordó las canciones de su próximo disco en donde sigue destacando por su glamour y feminidad pero alejándose del concepto de diva para identificarse con el de “muy perris”, cuenta en entrevista con Efe.

"No sé si me asumo como diva, me gusta verme muy 'perris' (brava), muy empoderada, súper femenina, creo que es algo que a mí me enseño mi mamá, así somos mis hermanas y yo, nos gusta marcar nuestra pauta y camino, acompañadas de nuestra pareja o sin pareja", asegura la cantante.

María José (Ciudad de México, 1976) se ha convertido en un ícono de fuerza femenina por canciones como "No soy una señora", "Prefiero ser su amante" o "Adelante corazón", en donde ha podido plasmar la libertad de asumirse como una mujer con defectos, virtudes, pero sobre todo voluntad propia y libertad, resultado de la educación feminista que obtuvo en su casa.

"Sin tergiversar el término siempre hemos apoyado el feminismo desde la igualdad, y eso quiero demostrarle a mi hija, ella es un aliciente en mi vida y quiero que me vea arreglada, bien empoderada, muy femenina, sin importar lo que ella vaya a querer en su vida con respecto al amor, eso no importa", cuenta María José.

APERTURA AL DISFRUTE

Según narra en entrevista, "La Josa", como también le dicen, cree en el disfrute de la sexualidad en cualesquiera de sus presentaciones siempre y cuando la persona sea fiel a sus deseos.

Esto lo ha podido llevar a la pantalla y a su música sin miedos, y ahora, tras un tiempo sin publicar nueva música, presenta "Me quedo aquí abajo", el primer sencillo de una nueva producción discográfica en la que reversiona el tema de los años 80 escrito por Laureano Brizuela, popularizado por la cantante Ednita Nazario, pero con un toque más movido, moderno.

El video que acompaña la canción fue producido por el veterano Pedro Torres y sigue la historia de una pareja conformada por una empresaria y un artista que se ve fracturada tras la vida sexual secreta que lleva el hombre.

En esa ficción corta, María José da vida a la mujer engañada que planea una venganza al asistir a una fiesta erótica de antifaces y con actitudes sugerentes, se acerca a una mujer que la ayudará a sorprender al infiel.

"Hoy por hoy es bien chistoso como la gente pregunta ¿eres lesbiana, eres gay, bisexual? cuando nunca nadie me ha preguntado si me gusta el helado de vainilla", se burla la intérprete.

Desde su punto de vista el tema de la sexualidad es uno de los que más morbo genera entre el público pero ella no se ruboriza al hablarlo.

"Yo creo en el amor, en el gozo y en el disfrute sexual, no me gusta tener un mote para algo que a la gente no le debe de incumbir. Soy pro la sexualidad, el amor, la sensualidad y sobre todo creo en una sexualidad abierta, rica, que la que a ti te guste sea deliciosa y la disfrutes", dice la cantante de 46 años.

UNA NUEVA PRODUCCIÓN

Con dicha canción María José retoma el lanzamiento de nuevos sencillos después de que la pandemia le canceló planes, entre ellos un concierto que no se pudo materializar.

Inspirada en ese espectáculo que no fue, en el que reversionaba temas de los años 80, decidió convertirlo en un disco en el que rechaza la perfección y abraza la pasión.

"Después del disco de 'Conexión' (2019) creo que lo más importante era darle un estilo mas interpretativo a que fuera más preciosista, para hacer discos bonitos ya hice muchos cantados muy hermosos, pero ahorita tenía ganas más de que se oyeran en vivo, con garra, más apasionado y tal vez menos perfectos en voz", relata.

Además, "La Josa" se mantiene girando con conciertos en México y acaba de sumergirse en el mundo de la tecnología al hacer para sus seguidores una sesión de fotos NFT, archivos digitales encriptados y con una firma digital única.

"Queríamos emprender en este negocio con los fans para que sean dueños de un arte propio y de la imagen de su artista", finaliza.