EFECiudad de México

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, anunció este martes que el historiador Pedro Salmerón, acusado de acoso sexual, no será finalmente el embajador de México en Panamá, pero criticó a la canciller panameña, Erika Mouynes, por oponerse el nombramiento.

“Resulta que lo propusimos para embajador en Panamá y, como si fuese la Santa Inquisición, la ministra o canciller de Panamá se inconformó", manifestó en su rueda de prensa diaria.

La designación de Salmerón como embajador en Panamá causa polémica desde el 17 de enero, cuando López Obrador lo incluyó en su lista de nominados al servicio exterior, pese a que jóvenes lo acusaron de acoso sexual mientras era profesor del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

El mandatario se quejó de las presiones de feministas en México y Panamá hacia Mouynes, quien la semana pasada reveló que ya había expresado su "posición" al Gobierno mexicano en un documento que López Obrador ahora prometió revelar.

"Ahora ya lo tengo y nos pedía que no enviáramos la solicitud de beneplácito. Lo lamento muchísimo porque es la tierra de Omar Torrijos, que le devolvió la soberanía a Panamá, pero Omar Torrijos pensaba de otra forma”, mencionó López Obrador.

En lugar de Salmerón, México propondrá a Jesusa Rodríguez, quien fue senadora del gobernante Movimiento Regeneración Nacional (Morena), conocida por sus posturas feministas, indigenistas y a favor de la marihuana.

“Vamos a presentar una propuesta, a ver si la acepta el Gobierno de Panamá, no creo que el presidente de Panamá (Laurentino Cortizo) esté enterado, yo creo que esto tiene que ver más con la canciller", dijo López Obrador.

Salmerón, señalado de ser cercano a Beatriz Gutiérrez Müller, esposa de López Obrador, ya había causado controversia en 2019, cuando renunció al Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (Inehrm) tras llamar "jóvenes valientes" a asesinos de un empresario.

Pese a las acusaciones en su contra, López Obrador lo defendió este martes como "un historiador de primer nivel, de lo mejor del país, un estudioso de la historia de México", por lo que ofreció integrarlo como asesor de la Presidencia en archivística.

El mandatario agradeció a Salmerón al exhibir la carta en la que renuncia al nombramiento, pero denunció que "sin duda hay un componente conservador en todo esto".

“Nos mandó una carta Pedro porque se hizo un escándalo, imagínense si no existe una denuncia formal, nada más por la campaña de linchamiento, encabezada por (la politóloga) Denise Dresser acusándolo de acoso sexual, entonces Pedro de manera muy sensata, responsable (renunció)", dijo.