EFECiudad de México

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y parte de su gabinete recibieron este martes durante una rueda de prensa su dosis de refuerzo de la vacuna contra la covid-19 de AstraZeneca en el día que arrancó la campaña de vacunas adicionales para mayores de 60 años.

Al finalizar su conferencia matutina en la ciudad de Zapopan, en el occidental estado de Jalisco, López Obrador, de 68 años, se quitó el abrigo y se sentó en una silla junto al atril presidencial donde una enfermera le aplicó la dosis en su brazo izquierdo.

El mandatario, quien tuvo covid-19 en enero pasado, aseguró a la enfermera que no tuvo fiebre ni reacciones alérgicas graves cuando le aplicaron sus dos anteriores dosis de AstraZeneca el 20 de abril y el 15 de junio pasados, también durante ruedas de prensa.

Tras la inyección, el presidente, del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), bromeó con el hecho de haberse vacunado en el brazo izquierdo.

Antes de López Obrador, pasaron por la aguja cinco miembros de su gabinete, todos mayores de 60 años: la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez, el secretario de Salud, Jorge Alcocer, el secretario de Marina, Rafael Ojeda, el comandante de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio, y el secretario de Defensa, Luis Cresencio Sandoval.

En cambio, el canciller, Marcelo Ebrard, también mayor de 60 años, rehusó recibir la vacuna en público.

México arrancó este martes la vacunación de refuerzo contra la covid-19 para los adultos mayores de 60 años, a quienes se les aplicará una dosis de AstraZeneca independientemente del tipo de vacuna que hayan recibido en el pasado.

El programa de dosis de refuerzo comenzó en seis de los 32 estados del país: Ciudad de México, Chiapas, Jalisco, Oaxaca, Sinaloa y Yucatán.

El estratega del Gobierno contra la pandemia de covid-19, Hugo López-Gatell, defendió durante la rueda de prensa del presidente que la dosis adicional "puede ser con otras vacunas" a las ya recibidas y descartó por ahora "refuerzos en forma generalizada" a toda la población.

"Los refuerzos deben enfocarse en los grupos de población más vulnerables, por ejemplo personas adultas mayores o que padecen enfermedades inmunodepresoras", afirmó.

México acumula 3,9 millones de contagios de covid-19 y 295.300 decesos confirmados, la cuarta cifra más elevada del mundo, y ha vacunado con el esquema completo a 65,5 millones de sus 126 millones de habitantes.

A pesar de detectarse la semana pasada el primer caso de la nueva variante ómicron en México, López-Gatell dijo que esta semana comenzó con una reducción de casos y descartó "una tendencia generalizada hacia una posible cuarta ola".