EFEMéxico

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró este jueves que "no hay y no va a haber" desabastecimiento por parte del Gobierno en los medicamentos para niños con cáncer y culpó a los gestores de los hospitales de que las medicinas no hayan llegado a los pacientes.

"Grandes monopolios hacían jugosos negocios con las medicinas y los materiales de curación. Había y sigue existiendo complicidad con directivos de hospitales que obtenían las cuotas de recuperación", acusó el presidente en su conferencia matutina.

López Obrador defendió la polémica gestión de su Gobierno en materia de salud, luego de que este miércoles padres de menores con enfermos de cáncer se manifestaran e intentaran bloquear el aeropuerto por la escasez de medicinas.

En respuesta, el mandatario insistió en que el Ejecutivo siempre tuvo los tratamientos a disposición de los hospitales y dijo que fueron estos quienes no los solicitaron.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud , Hugo López-Gatell, explicó que desde agosto pasado las autoridades dispusieron un plan de contingencia para paliar las carencias de medicamentos, ya que detectaron fallos en los proveedores, que eran "monopólicos".

En ese plan, para el que se ha autorizado una inversión de 60 millones de pesos (unos 3,2 millones de dólares), las medicinas se adquirieron en el extranjero, gracias a la colaboración del canciller, Marcelo Ebrard, y de la Secretaría de Hacienda.

"Puedo decir con toda tranquilidad y contundencia que desde mitades del año pasado, el Gobierno logró abastacerse de los medicamentos oncológicos", insistió, y explicó que una comisión del nuevo Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) se "encargó físicamente" este miércoles de que los pacientes recibieran su tratamiento.

López Obrador dijo que ya se ha abierto una investigación para aclarar la responsabilidad de los directivos del Hospital Infantil de México en este caso, donde se atienden buena parte de los aproximadamente 3.500 casos de leucemia infantil que se registran al año en México.

"Tenemos que ver si removemos al director, porque hay un mecanismo que se creó de una especie de junta de gobierno, que viene de tiempo atrás", manifestó.

El caso está en manos de la Secretaría de Función Pública (SFP) y, según explicó su titular, Irma Eréndira Sandoval, la investigación se centra en el jefe de hemato-oncología del Hospital Infantil.

Además de al directivo, la SFP investiga a las farmacéuticas y tiene el foco puesto en el Grupo Pisa, con quien el Hospital Infantil renovó en diciembre su contrato de distribución. "Estamos muy avanzados para iniciar ya el proceso de inhabilitación correspondiente a esta empresa", dijo Sandoval.

Además, la titular recordó que otras cinco empresas que operaban con el sistema público de salud, Grupo Fármacos Especializados, Clínicas Periféricas y Ambulatorios, Octeo Sen, Grupo Laboratorios Imperiales Pharma y Avisa Medical, ya fueron inhabilitadas y multadas.

La crisis por el desabastecimiento de medicamentos en el sector salud se agudizó en 2019 debido a los recortes presupuestarios y a los cambios en la forma de comprar las medicinas impuestos por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien asumió la Presidencia el 1 de diciembre de 2018.