EFEMéxico

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, celebró este viernes la aprobación de las leyes secundarias de la reforma educativa que ocurrió el jueves en la Cámara de Diputados y esperó que también el Senado apruebe este conjunto de normas en los próximos días.

Dijo que el aval era un paso necesario y consideró que la reforma educativa impulsada por la Administración del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) "nunca debió aprobarse (...) fue un error garrafal".

"La aprobación de leyes secundarias en materia de educación era algo necesario, falta la aprobación en el Senado, pero se está reponiendo el procedimiento; nunca debió aprobarse la mal llamada reforma educativa", dijo López Obrador en su conferencia de todos los días que este viernes ocurrió en la ciudad de Mérida, en el suroriental estado de Yucatán.

Señaló que parte de las reformas estructurales, promovidas por Peña Nieto, "eran parte de la agenda que se imponía desde el extranjero" y que esa reforma no estaba orientada a mejorar la calidad de la enseñanza sino a avanzar en la privatización de la educación en el país.

Dijo que en la anterior Administración se desprestigió a los maestros "y no se avanzó nada en materia educativa y sólo se produjo discordia y confrontación".

El mandatario confió en que en el Senado se apruebe este conjunto de leyes secundarias "para iniciar una etapa nueva y mejorar la educación pero no con medidas coercitivas, ni privatizando".

Dijo que con esa aprobación se demuestra que "es real que se está escuchando y tomado en cuenta" los planteamientos de los maestros pero "esto no significa que va haber corrupción" en la educación.

Este jueves la Cámara de Diputados de México aprobó las leyes secundarias de la reforma educativa impulsada por López Obrador, la cual elimina disposiciones clave de una reforma previa de su antecesor, Peña Nieto.

Esta nueva ley, aprobada en lo general por 288 votos con 129 en contra y cero abstenciones, y en lo particular por 285 votos con 128 en contra sin abstenciones, abroga las leyes General de Educación, de 1993, y General de la Infraestructura Física Educativa, de 2008.

El dictamen comprende además la Ley General del Sistema para la Carrera de los Maestros y la Reglamentaria del Artículo Tercero de la Constitución en materia de la Mejora Continua de la Educación.

La Cámara de Diputados informó en un comunicado que el dictamen de la nueva Ley General de Educación aprobado ha sido turnado ya al Senado de la República para su análisis y eventual ratificación.

La Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros establece los procesos de selección para la admisión, promoción y reconocimiento del personal que ejerza las funciones docente, directiva o de supervisión.

La admisión al servicio público educativo estará sujeta a la disponibilidad de plazas vacantes, que se definirá conforme a las necesidades del servicio y los recursos en el presupuesto.

La aprobación de estas leyes se dio en un contexto de presión por parte de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que mantuvo un plantón ante la Cámara de Diputados en demanda de que sus exigencias fueran tomadas en cuenta.

La reforma educativa promovida por López Obrador, que entró en vigor en mayo, sustituyó a la impulsada por Peña Nieto (2012-2018), que establecía evaluaciones para el ingreso, permanencia y promoción en el servicio docente, y eliminaba privilegios sindicales en este proceso.

La CNTE protagonizó multitudinarias y a veces violentas protestas contra la reforma de Peña Nieto, y especialmente contra la evaluación a los maestros, que consideraba "punitiva".