EFEAcapulco (México)

Un barco remolcador se hundió este lunes en la bahía de Puerto Marqués, en el Pacífico mexicano, provocando un derrame de combustible que se extendió por casi tres kilómetros y afectó el turismo en dos playas, denunciaron miembros de las cooperativas de servicios turísticos y comerciantes de la localidad.

El barco, presuntamente propiedad del Grupo Mexicano de Desarrollo, permaneció abandonado "por mucho tiempo" y los dueños hicieron caso omiso y como consecuencia esta madrugada, la embarcación naufragó y derramó el diésel en la bahía, explicó Miguel Ángel Martínez Ibarra, de la mesa directiva de la Unión de Restauranteros.

El derrame del hidrocarburo en el mar se extendió en una franja de casi tres kilómetros y afectó las playas de Majahua y de Puerto Marqués, confirmó el dirigente al considerar que el hundimiento ocurrió por la falta de atención de los dueños a las advertencias sobre su estado.

"El diésel que estamos viendo en toda la bahía nos va a perjudicar, en gran medida a todo el poblado, porque vivimos del turismo", comentó Martínez Ibarra.

Aseguró que el derrame ya ha comenzado a afectar flora y fauna marina de la localidad, sin dar más detalles y a la espera de que se elabore un dictamen oficial.

Los turistas tuvieron que salir del mar ante la mancha de hidrocarburos y el olor que emana, señaló

Las autoridades confirmaron que la Octava Región Naval de la Secretaría de Marina en esta localidad de Guerrero, ha desplegado un equipo de contención de la mancha de hidrocarburo con la finalidad de limitar las afectaciones

En el combate al derrame participan cinco buzos y 30 marinos, además de que se ha colocado un perímetro para evitar que la mancha se desplace y afecta otras zonas

"A partir de este día se comienza a trabajar en la contención, considerando que pueda ser en un lapso de 24 horas o menos, de igual forma hay personal de tierra para contener el posible arribo de hidrocarburo a la franja de tierra", dijo Alan Ramírez Hernández, secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Estado de Guerrero.

Las autoridades indicaron que para imponer una posible sanción a los responsables primeramente se debe notificar a la Agencia de Seguridad de Energía y Ambiente (SEA), que se encarga de hacer la evaluación del daño ambiental.