EFEUSAWashington

Los responsables de las carteras de Defensa de México, el general Salvador Cienfuegos, y de Canadá, Harjit Sajjan, se reunieron hoy con el secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, para hablar de desafíos comunes y cooperación regional.

Mattis recibió con todos los honores militares a Cienfuegos y Sajjan hoy en el Pentágono, una muestra simbólica de la importancia que Washington le ha querido dar a este tercer encuentro ministerial para la Defensa de América del Norte.

Los tres ministros firmaron una declaración conjunta para destacar la importancia de la colaboración en asuntos como la cooperación en áreas de interés común, las misiones de mantenimiento de la paz y el refuerzo de la seguridad en Centroamérica y el Caribe, así como para la lucha contra el tráfico de drogas.

Mattis se reunió de manera bilateral con las delegaciones de México y Canadá, para posteriormente mantener un encuentro trilateral de Defensa que culminó con la firma del comunicado conjunto.

Los tres representantes remarcaron la importancia de la alianza militar en Norteamérica como modelo de seguridad regional.

Cienfuegos, secretario de la Defensa Nacional de México, estuvo acompañado por el secretario de la Marina mexicana, el almirante Vidal Francisco Soberón.

La Secretaría de Defensa Nacional de México emitió un comunicado tras la reunión en el que confirmó "la estrecha relación que existe entre las fuerzas armadas de los tres países, en un ambiente de respeto y confianza mutua, que sirve de base para consolidar esta región como un modelo de estabilidad, democracia y prosperidad".

La reunión sucede después de que en 2014 se celebrara el segundo encuentro trilateral norteamericano y es la primera durante el mandato del presidente estadounidense, Donald Trump, quien mantiene relaciones menos distendidas con sus vecinos norteamericanos en el ámbito comercial por la insistencia de la Casa Blanca de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Mattis se ha convertido en lo primeros meses de mandato de Trump en uno de los pesos pesados de la Administración y el que más activamente ha perseguido una agenda de reuniones y contactos con homólogos extranjeros en todo el mundo, tanto en Asia, Oriente Medio, como en Europa.

Hasta ahora gran parte del trabajo en Defensa se ha centrado en fomentar una mayor cooperación sobre todo en lo relacionado a operaciones de ayuda humanitaria y respuesta a catástrofes naturales.

Asimismo, Estados Unidos mantiene una sólida relación con Canadá tanto en el marco de la vecindad como en el de la Alianza del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), lo que hace que la relación sea más profunda en operaciones internacionales conjuntas e intercambio de inteligencia.

Por su parte, México lleva una década con un papel más directo de sus Fuerzas Armadas en la lucha contra el narcotráfico, algo que contribuyó a una reducción de la violencia hasta 2015, cuando volvieron a darse alzas.

Washington ha asistido a México a través del Departamento de Estado con el llamado Plan Mérida, que entre 2008 y 2016 aportó 2.600 millones de dólares para fortalecer las instituciones, la Justicia y apoyar la lucha contra los carteles de la droga.

Estados Unidos está revisando la continuidad del Plan Mérida, que el Gobierno mexicano ha dicho que ya no necesita, para encargarse de su seguridad y fortalecimiento de las instituciones.

México tendrá un rol más preponderante este año en materia de defensa regional: en julio acogerá la Conferencia de Seguridad de Centroamérica, una región donde el narcotráfico y el crimen organizado siguen siendo una preocupación para Washington.

Asimismo, México preside la Junta Interamericana de Defensa y el próximo año organizará la Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, el gran encuentro panamericano de ministros del ramo.