EFERoma

El líder de la ultraderechista Liga y exministro del Interior, Matteo Salvini, ha afirmado este domingo que si se convierte en el próximo primer ministro de Italia en unas futuras elecciones generales reconocerá Jerusalén como capital de Israel.

Lo ha admitido en declaraciones al periódico "Israel Hayom" recogidas por los medios italianos durante las que también ha pedido que la Unión Europea "prohíba" el boicot contra Israel (campaña BDS).

Preguntado por el auge del antisemitismo en Europa, el líder de la formación ultraderechista ha opinado que "está relacionado con el hecho de que ciertas figuras en el mundo académico y en los medios de comunicación se movilizan contra Israel y crean odio hacia Israel para justificar el antisemitismo".

Y ha apuntado a la llegada "masiva de inmigrantes de países musulmanes" a Europa como factor que "contribuye a la propagación del antisemitismo, también en Italia".

"Existe un antisemitismo de la extrema derecha y también de la extrema izquierda. Pensemos en Jeremy Corbyn o en activistas de izquierda en Alemania que no quieren ser como los nazis y aún así boicotean productos israelíes", subrayó.

Salvini viajó en diciembre de 2018 a Israel y fue recibido por el primer ministro, Benjamín Netanyahu, como "un gran amigo" del país, en palabras del propio mandatario israelí.

El político italiano manifestó entonces que "en los últimos años la UE ha sido totalmente desequilibrada, ha condenado y sancionado a diestra y siniestra a Israel en cada paso que ha dado", según informó en aquel momento la radio nacional israelí Kan.