EFEMéxico

El empresario mexicano Carlos Slim Helú planteó este jueves una serie de acciones, que a su juicio deberían emprenderse de forma urgente, para acabar con la sobreexplotación del acuífero del Valle de México, que provoca el hundimiento de la capital mexicana.

Al impartir la conferencia magistral "El Centro Histórico, una visión personal" durante un simposio organizado por la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), el magnate recapituló las acciones en las que participó en la década pasada para "revitalizar" el primer cuadro de la capital.

Refirió que en el año 2000, el entonces jefe electo del Gobierno de Ciudad de México, el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador, le invitó a invertir en la emblemática avenida Reforma. Sin negarse, el multimillonario le propuso en cambio invertir en el Centro Histórico, que estaba en franca decadencia.

Añadió que ya con López Obrador como alcalde capitalino, cargo que ejerció de 2000 a 2005, se conformó un consejo consultivo con participación pública y privada, presidido por Slim, cuyo objetivo fue planificar y llevar a cabo el rescate del Centro Histórico.

Se llevaron a cabo acciones como el arreglo de escuelas y centros de salud, la restauración de edificios y el reforzamiento de la seguridad y los servicios públicos por parte de las autoridades.

"Hay otro elemento que fue uno de los planteamientos de la primera junta (del consejo) que todavía no se resuelve, que seguimos insistiendo en eso y creo que ya están dadas las condiciones para resolverlo, que es la sobreexplotación del acuífero", señaló.

El empresario, ingeniero de profesión y una de las personas más adineradas del mundo, indicó que desde hace alrededor de 60 años se está sobreexplotando el acuífero a una tasa de 25 metros cúbicos por segundo, lo cual está provocando un hundimiento diferencial del Centro Histórico y gran parte del área asentada sobre el lecho de un antiguo lago.

Dicho hundimiento, indicó, ha causado problemas en la Catedral Metropolitana, el Palacio Nacional y otros edificios y monumentos representativos del primer cuadro de la ciudad.

Señaló que, a su parecer, se trata de un problema que sería fácil de resolver emprendiendo una serie de acciones, como favorecer una mayor infiltración del agua de lluvia para reabastecer el acuífero y reducir las pérdidas en la red de distribución del líquido.

"Se infiltra como 25 % de la lluvia; entonces hay que buscar que se infiltre más. Se pierde en la red de distribución 40 % del agua; entonces hay que buscar que se pierda menos", planteó.

Añadió que en la agricultura se consumen alrededor de 12 metros cúbicos de agua por segundo, por lo que hay que promover "un riego más eficiente, por goteo , con nuevas tecnologías".

"Sale más barato hacer gratis a los agricultores una red de riego eficiente que consumir doce metros cúbicos por segundo. Y con eso tendríamos cinco o siete metros cúbicos por segundo de menor consumo de agua", estimó.

Asimismo, indicó, podría mejorar el sistema de tratamiento de aguas de la ciudad para traer de regreso a la misma un mayor volumen del líquido.

"Si pudiéramos ahorrarnos diez (metros cúbicos por segundo) en las redes, cinco o siete en la infiltración, digamos cinco o siete en la agricultura, traer ocho o diez de regreso, pues ya se empata y no hay problema de sobreexplotación", sostuvo.

Finalmente, aseveró que abordar este problema es urgente y la inversión no sería muy grande. "Y la posibilidad de hacerlo es de unos cuatro o cinco años para acabar con esta sobreexplotación", acotó.