EFEMéxico

Los 118 sobrevivientes de la masacre de Acteal, perpetrada el 22 de diciembre de 1997, y las familias de las 45 víctimas fatales informaron este martes que buscan justicia y reparación del daño por parte del Gobierno mexicano.

Además pretenden que se reconozca que la masacre fue derivada de una estrategia del Gobierno de México para desarticular al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) levantado en armas en 1994, y que las personas que la ejecutaron fueron entrenadas por el Ejercito mexicano.

"La masacre de Acteal lleva más de 20 años en la impunidad y la injusticia y el procedimiento ante al Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lleva más de 10 años sin que haya un avance significativo sustancial", dijo a medios el abogado de los sobrevivientes, Ricardo Lagunes, en Ciudad de México.

Lagunes junto con el vocero del Concejo de la organización de la Sociedad Civil "Las Abejas", Patrocinio Hernández Gómez, se reunieron en la Secretaría de Gobernación con el titular de la Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas.

Recordaron que desde 2018 han trabajando con el Estado mexicano "sobre un posible acuerdo de solución amistosa y diálogos que para abordar temas como acceso a la justicia, reparación y lucha contra la impunidad".

Lagunes señaló que entre los temas planteando a Encinas está el que se "reconozca la responsabilidad de lo que ocurrió" el 22 de diciembre de 1997 en Acteal, comunidad del suroriental estado mexicano de Chiapas.

El Estado debe "reconocer que la masacre fue derivada de toda una estrategia para desarticular al EZLN y quienes simpatizaban con el EZLN" y que las personas que llevaron a cabo ejecuciones y desapariciones fueron entrenadas por el Ejercito mexicano, indicaron.

La CIDH no se ha pronunciado ni ha emitido ninguna recomendación de fondo, por lo cual las víctimas, en una postura proactiva, no van a esperar a que la Corte "determine lo que paso en Acteal", según dijeron.

Si el nuevo Gobierno mexicano dice que "va a ver reparaciones y disculpas por violaciones a los derechos humanos, como en los casos de los 43 de Ayotzinapa, la periodista Lydia Cacho y los presos políticos de San Pedro Tlanixco las víctimas de Acteal exigen lo mismo, justicia y reparación", añadieron.

El 22 de diciembre de 1997 un grupo de indígenas que oraba en la comunidad de Acteal fue atacado por presuntos paramilitares, también indígenas, que acabaron con la vida de 45 tzotziles de la comunidad de Las Abejas -21 mujeres, 4 de ellas embarazadas, 15 niños y 9 ancianos-.

Decenas de sospechosos fueron arrestados en agosto de 2006 y condenados a penas de hasta 25 años de cárcel en 2007 por un juez federal.