EFECiudad de México

El realizador mexicano Christian Palma aseguró a Efe este sábado que la clave para aceptar a las personas con discapacidad en la sociedad es dejar de verlos desde la lástima, mensaje principal de su documental "Caminos de inclusión".

"Hay una discriminación en los detalles. A un hombre en silla de ruedas le dan una moneda sin que la pida; lo asumen como mendigo, pero no le quitan un obstáculo en el camino por donde debe pasar su silla; damos dádivas, pero no vamos al fondo del asunto con políticas públicas y una toma de conciencia de la sociedad", señaló a Efe el artista.

La serie, que comenzó a transmitirse este viernes en el Canal 14 de la televisión mexicana, consta de seis episodios, en los que, dirigidos por Palma, un grupo de creadores desvelan historias humanas del otro lado de la pena.

"La nuestra es una propuesta de crecimiento y esperanza; no de víctimas", señaló.

Bartolomé Martínez cayó de una mata de cocos; sus piernas perdieron movilidad, con el tiempo se las amputaron. El hombre se tiró al alcohol y decidió suicidarse, pero dos veces lo rescataron. Entonces aceptó la realidad y se convirtió en un artesano en Villa Palmera, asociación civil en la playa de Zipolite, Oaxaca.

Esa historia pertenece a "Olas de libertad", sexta propuesta de la serie en la que Patricia, sobreviviente de la poliomielitis asume que no pude cambiar su vida, sí verla desde otro modo, y encuentra el modo de ser una madre entera, pese a sus limitaciones.

"No es que las cosas sean imposibles para los que tienen capacidades diferentes, es que la sociedad se las pone más difícil; necesitamos ser incluyentes", agregó Palma.

En México, donde se reconoce una discriminación a las minorías, a veces las personas con una limitación física batallan para insertarse, pero eso es posible, según el mensaje de "Caminos de inclusión".

Este viernes, el capítulo "Qué tiemblen las montañas" contó sobre la asociación civil Ángeles de amor, en San Cristóbal de las Casas, en el sureño estado de Chiapas, gracias a la cual, Dino, un adulto con síndrome de down dejó de ser dependiente, la poeta tzotzil Irene despertó su creatividad, pese a ser ciega, y otros se superaron a sí mismos.

El próximo viernes la serie seguirá con "Discapacidad colateral", que relatará la vivencia de un hombre que quiere matarse con morfina y la de un deportado de los Estados Unidos, que después de recibir un disparo, se reinventa.

"Campeones", que aborda el deporte en los discapacitados, "Rebelarse a ciegas", con un mensaje de amor desde la oscuridad, y "Soñar a galope", sobre la terapia con caballos que saca adelante a varios niños, son otros segmentos de la saga.

La obra de Palma es la segunda propuesta de su equipo. En la anterior, la directora Vanessa Job denunció los abusos a las mujeres en la serie "La culpa no es mía", en la que contó casos de feminicidios y de actitudes machistas en México.

"La lucha por los derechos de las mujeres debe incluir a los hombres", señaló Job, quien ahora trabajó como guionista en un par de capítulos en "Caminos de inclusión".