EFEJakarta

Un total de 21 presuntos yihadistas han sido detenidos y 2 murieron en redadas de la policía indonesia relacionadas con el atentado suicida contra una comisaría el pasado miércoles, confirmaron este lunes fuentes policiales.

Las redadas se produjeron en la ciudad de Medan, en la isla de Sumatra, y los detenidos pertenecían a Jamaah Ansharut Daulah (JAD), la organización yihadista más activa en Indonesia y afiliada al Estado Islámico, responsable del atentado en la isla de Surabaya que se cobró decenas de vidas en mayo de 2018, declaró este lunes en Yakarta Dedi Prasetyo, portavoz de la Policía Nacional.

Las detenciones, en las que la policía incautó materiales explosivos, se produjeron tras el atentado con bomba contra una comisaría de Medan la semana pasada en el que murió un terrorista suicida y seis personas resultaron heridas.

"La policía encontró pólvora, urea y otros elementos para fabricar bombas de bajo poder explosivo, pero cuando se usan con clavos y fragmentos de metales peligros, pueden causar la muerte o heridas graves", señaló Prasetyo, que además indicó que la Policía y Densus 88, la unidad antiterrorista indonesia, continuaban con las investigaciones.

Dos de los presuntos yihadistas fueron abatidos a tiros el sábado por agentes de Densus 88 cuando se resistieron al arresto y les atacaron con flechas.

Entre los detenidos, se hallaba el jefe local de JAD, organización que surgió en 2015 de la asociación de varios grupos radicales bajo la tutela ideológica de Oman Rochman, conocido como Aman Abdurrahman, y en enero de 2017 el Departamento de Estado de EEUU lo clasificó como "una organización terrorista global".

Indonesia, donde el 88 por ciento de sus 260 millones de habitantes practica el islam, ha sufrido varios atentados yihadistas en las dos últimas décadas, entre ellos el perpetrado en la isla de Bali en 2002, que causó 202 muertos.