EFESídney (Australia)

El primer ministro australiano, Anthony Albanese, dijo este jueves que tratará al presidente ruso, Vladimir Putin, "con desprecio" por ordenar la invasión a Ucrania si éste decide acudir a la cumbre del G20 de noviembre en Indonesia.

"Si asiste al G20, cosa que dudo que haga, entonces el mundo debe enviar un mensaje muy claro sobre cómo lo consideramos", dijo Albanese en una entrevista con la cadena australiana Sky News, al acusar a Putin de violar la Carta de la ONU, socavar el orden internacional y ser cómplice de los crímenes de guerra perpetrados en Ucrania.

Australia, el país no miembro de la OTAN que más ha contribuido en la ayuda militar a Ucrania, ha implementado sanciones a más de 850 individuos y empresas rusas, incluyendo a Putin, además de adoptar represalias comerciales y apoyar las denuncias de Kiev por crímenes de guerra cometidos por rusos durante la invasión.

El apoyo de Australia a Ucrania va en la línea con países como Estados Unidos, Nueva Zelanda, Reino Unido y el bloque de la Unión Europea y la OTAN, por lo que Albanese remarcó que el mensaje a Putin "no será cortés".

El dirigente australiano, no obstante, descartó dale un "pechaje" -un placaje con el pecho al estilo de rugby- tal y como amenazó en 2014 el otrora primer ministro conservador Tony Abbott.

La amenaza de Abbott, que nunca fue concretada y se dio cuando Australia tenía la presidencia del G20, era por el derribo del vuelo MH17 en julio de ese año por fuerzas prorrusas en el este de Ucrania, que causó la muerte de 298 personas, entre ellas 38 australianos.

"Eso no dio mucho resultado, francamente", dijo hoy Albanese en referencia a la amenaza del anterior gobernante.

Albanese explicó que ya ha dialogado con sus aliados en la cumbre de la OTAN, celebrada en Madrid, donde acordaron tomar "las medidas adecuadas" frente a Putin si participa en el G20.

El mandatario australiano asistió a la cumbre de la Alianza Atlántica que se celebró a finales de junio en la capital española y se reunió con el presidente de gobierno español, Pedro Sánchez, a quien elogió durante la entrevista por su "visión", especialmente en áreas como la energía renovable, y con quien aseguró compartir ideales políticos.