EFEBakú

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Alíev, afirmó este domingo tras la escalada de las tensiones en el enclave separatista armenio de Nagorno Karabaj, que Bakú no entregará sus tierras a nadie y "restaurará la justicia histórica".

"Estamos en nuestra tierra, no queremos la de los demás. Pero la nuestra no la entregaremos a nadie", dijo el mandatario azerbaiyano en una reunión del Consejo de Seguridad.

Esta mañana el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, informó de un ataque azerbaiyano contra el territorio de Nagorno Karabaj, controlado por Armenia tras una cruenta guerra con Azerbaiyán, que acabó con la firma de un alto el fuego en 1994.

El Ministerio de Defensa de Azerbaiyán afirmó a su vez que sus acciones en la zona se producen en el marco de una "contraofensiva", que pretende repeler las "provocaciones armenias".

Según Bakú, a causa de los disparos desde Nagorno Karabaj han fallecido y resultado heridos varios ciudadanos azerbaiyanos, cuyo número sin embargo no ha precisado.

Armenia por su parte informó de diez militares karabajíes fallecidos a causa de los ataques azerbaiyanos y al menos dos fallecidos - una mujer y un niño - entre la población civil, que comenzó a ser evacuada desde las zonas próximas a la línea de separación de fuerzas.

El presidente de Azerbaiyán insistió hoy en que el conflicto de Nagorno Karabaj no puede tener "una solución a medias".

"Nunca permitiremos la creación del así llamado 'segundo estado armenio' en territorio azerbaiyano. Los sucesos de hoy son prueba de ello", afirmó ante la cúpula militar del país.

Alíev agregó que el arreglo del asunto karabají es "una cuestión histórica" para Azerbaiyán.

"Lo he dicho ya muchas veces y hoy lo repito, debemos hacerlo de tal manera para que el pueblo de Azerbaiyán quede satisfecho con eso. Tenemos que restablecer la justicia histórica y tenemos que hacerlo para restaurar la integridad territorial de Azerbaiyán", señaló.

La portavoz del Ministerio de Defensa de Armenia, Shushán Stepanián, aseguró a su vez que las tropas karabajíes repelen en estos momentos ataques en varias zonas de Nagorno Karabaj, "impidiendo que el enemigo avance".

La fuente aseguró que hasta el momento el Ejército local ha destruido cuatro helicópteros azerbaiyanos, cerca de 15 drones, diez tanques y un vehículo de combate de infantería.

Armenia declaró horas antes la ley marcial y una movilización general de su población por la escalada en Nagorno Karabaj.

El conflicto armenio-azerbaiyano se remonta a los tiempos de la Unión Soviética, cuando a finales de la pasada década de los 80 el territorio azerbaiyano de Nagorno Karabaj, poblado mayoritariamente por armenios, pidió su incorporación a la vecina Armenia, tras lo cual estalló una guerra que causó unos 25.000 muertos.

Al término de los combates, las fuerzas armenias se hicieron con el control del Karabaj y también ocuparon vastos territorios azerbaiyanos, que llaman "franja de seguridad", para unirlo a Armenia.

Azerbaiyán sostiene que la solución al conflicto con Armenia pasa necesariamente por la liberación de los territorios ocupados, demanda que ha sido respaldada por varias resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Armenia, por su parte, apoya el derecho a la autodeterminación de Nagorno Karabaj y aboga por la participación de los representantes del territorio separatista en las negociaciones sobre el arreglo del conflicto.