EFEBeirut

El presidente libanés, Michel Aoun, afirmó este miércoles que el Líbano cuenta con la ayuda internacional que se le brinda, la cual agradeció, y pidió que no les abandonen ya que el país vive uno de los peores momentos de su historia.

"El Líbano cuenta con ustedes, no le dejen caer", afirmó el presidente en una nueva conferencia internacional de ayuda al Líbano, que se celebra de forma virtual y justo un año después de la explosión en el puerto de Beirut, que dejó más de 200 muertos, 6.500 heridos y una gran destrucción.

"En mi nombre y en el del pueblo libanés, agradecemos la solidaridad internacional y la iniciativa de países e instituciones al enviar la ayuda durante este último año", dijo.

"No hay duda de que el Líbano necesita toda la ayuda y el apoyo de la comunidad internacional", señaló Aoun, una ayuda que consideró de "extrema necesidad" para que contribuya "a la continuidad de los servicios básicos que los ciudadanos necesitan".

"La restauración del puerto de Beirut, la arteria vital de la economía libanesa, es una necesidad urgente, y el Líbano, que coloca como principal prioridad su rehabilitación, acoge con beneplácito cualquier esfuerzo internacional en este sentido", aseveró.

Asimismo, Aoun apuntó que el país se encuentra en "una nueva etapa" en la que espera que se "forme un gobierno capaz de implementar reformas", tras casi un año con el gobierno paralizado después de que Hasan Diab dimitiera como primer ministro días después de la explosión en el puerto de la capital.

La situación en el país mediterráneo se ha deteriorado fuertemente la explosión y en las últimas semanas un nuevo agravamiento de la crisis económica iniciada en 2019 ha hundido al país en una crisis de combustible, medicinas o electricidad mientras se sigue disparando la inflación por la pérdida de valor de la moneda local frente al dólar.

Antes del discurso de Aoun, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció en un discurso en el marco de la conferencia que su país movilizará en los próximos 12 meses 100 millones de euros en apoyo directo a la población libanesa, pero advirtió de que no habrá ningún "cheque en blanco" en beneficio del sistema político de ese país.

Señaló que las autoridades libanesas "parecen apostar por que la situación se pudra", afirmando que se trata de "un error moral e histórico".

Esta conferencia coorganizada con Naciones Unidas es la tercera tras las celebradas el 9 de agosto de 2020 y el 2 de diciembre de ese año y congrega a unos 40 representantes de países y organismos internacionales.