EFEBuenos Aires

Argentina solicitó este jueves a Interpol que detenga en Rusia al iraní Mohsen Rezai, uno de los imputados por la Justicia argentina por el atentado de 1994 contra la mutual judía AMIA de Buenos Aires, según confirmaron a Efe fuentes de la Cancillería.

La cartera de Relaciones Exteriores supo, por la embajada argentina en Irán, que el miércoles último se informó de una visita presidencial iraní a Rusia y que Rezai formaba parte de la delegación en Moscú.

Esta situación se comunicó a la Unidad Fiscal para la Investigación de la Causa AMIA y a Interpol, y este jueves la Justicia argentina solicitó la detención preventiva de Rezai con fines de extradición, informaron fuentes oficiales.

Esta solicitud se sucede a la polémica que se generó por la presencia en Nicaragua del iraní Mohsen Rezai para asistir a la ceremonia de asunción de Daniel Ortega, el 10 de enero pasado.

Sobre Rezai, actual vicepresidente de Asuntos Económicos de Irán, pesa una alerta roja de Interpol por la responsabilidad en el ataque contra la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) el 18 de julio de 1994, que dejó 85 muertos y sigue impune.

Tanto la comunidad judía en Argentina como la Justicia responsabilizan del ataque a la AMIA, mayor atentado cometido en suelo argentino, a miembros del Gobierno iraní de ese entonces y del partido libanés Hizbulá, aunque ninguno de esos imputados pudieron ser nunca detenidos.

La Cancillería argentina primero expresó "su más enérgica condena" a la presencia de Rezai en el acto de toma de posesión de Ortega y más tarde envió una "nota no verbal de queja" a la Embajada de Nicaragua en la que expresó su "enérgico reclamo" por la presencia del iraní en ese país.

Pero tanto dirigentes políticos como la comunidad judía en Argentina han levantado la voz por el accionar del embajador argentino en Nicaragua, Daniel Capitanich, y del Gobierno argentino respecto de la presencia de Rezai durante la asunción de Ortega.

En tanto, 22 países del continente americano expresaron el miércoles último en la Organización de Estados Americanos (OEA) su condena por la presencia en Nicaragua de Reza e instaron a las autoridades nicaragüenses y a todos los miembros del sistema interamericano a actuar "de manera apropiada" en relación con las alertas rojas de Interpol sobre el atentado.

Asimismo, el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, expresó "su seria preocupación" por la reciente visita de Rezai a Nicaragua en una reunión que mantuvo con el canciller argentino, Santiago Cafiero, en Washington, según un comunicado difundido este martes, donde se agregó que conversaron sobre la "cooperación en los esfuerzos para llevar ante la justicia a los sospechosos de complicidad en el ataque".