EFEMoscú

Los líderes de Armenia, Nikol Pashinián, y de Azerbaiyán, Ilham Alíev, se comprometieron hoy a comenzar el arduo trabajo para la delimitación y la demarcación de la frontera común tras nuevos choques armados que dejaron este mes más de una decena de muertos en ambas partes.

"Hemos llegado a un acuerdo sobre varios asuntos clave. El primer de ellos, la creación de mecanismos para la delimitación y la demarcación de la frontera entre ambos países antes de fin de año", dijo Putin en declaraciones a la prensa junto a Alíev y Pashinián después de una reunión trilateral en Sochi (mar Negro).

Se trata de la primera reunión trilateral entre Putin, Alíev y Pashinián tras un encuentro sostenido entre los tres líderes en enero para analizar el cumplimiento del acuerdo sobre el alto el fuego en Nagorno Karabaj, firmado con la mediación de Rusia en noviembre de 2020.

En una declaración conjunta, las partes "acordaron tomar medidas para aumentar la estabilidad y la seguridad" en la frontera entre Armenia y Azerbaiyán y trabajar en la creación de una comisión bilateral para la delimitación y la posterior demarcación de la frontera con asesoría de Rusia.

LAS FRONTERAS, UN ASUNTO PENDIENTE

La precisión de la frontera común es un asunto pendiente entre ambas repúblicas caucasianas que se enzarzaron en un conflicto por el control de Nagorno Karabaj antes de la desintegración de la URSS y después de la caída del imperio soviético siempre han estado en estado de guerra.

Ereván y Bakú nunca llegaron a firmar un tratado de paz y las hostilidades tras las dos guerras entre ambos - en los años 1990 y en 2020- cesaban tras sendos acuerdos de un alto el fuego.

Las dos repúblicas se mostraron en los últimos meses dispuestas a comenzar las negociaciones sobre el tratado de paz, aunque Bakú insiste en que Armenia debe reconocer la integridad territorial de Azerbaiyán y renunciar a Nagorno Karabaj, y Ereván continúa defendiendo el derecho a la autodeterminación de los armenios de Karabaj y afirma que ese asunto debe tratarse al margen de un acuerdo de paz.

El líder ruso reconoció que la delimitación de fronteras entre Armenia y Azerbaiyán es un asunto "complicado", que fue heredado de la URSS, pero se congratuló del deseo de las partes de avanzar en ese camino.

MAPAS SOVIÉTICOS

Putin ya había dicho el mes pasado que el papel de Rusia en la demarcación de la frontera entre Armenia y Azerbaiyán sería clave, ya que es en Moscú donde se guardan los mapas que muestran dónde terminaba el territorio del uno y comenzaba el del otro en el pasado.

"Lo más importante ahora es arreglar definitivamente la situación en la frontera y aquí, desde luego, no se puede hacer nada sin Rusia", dijo el jefe del Kremlin.

El líder ruso explicó que ello se debe a una cosa "muy pragmática" y es que los mapas que muestran por dónde pasaban las fronteras entre las repúblicas caucasianas cuando ambas integraban la URSS se encuentran ahora en el Estado Mayor del Ejército ruso.

"En base a esos documentos hay que sentarse tranquilamente y hablar", señaló Putin, quien agregó que el proceso requerirá de algunos "compromisos" de ambas partes.

DESBLOQUEO DE COMUNICACIONES

El desbloqueo de las comunicaciones de transporte fue otro de los temas principales de la reunión trilateral en Sochi, durante la cual sus tres participantes reiteraron su disposición a poner en práctica esa medida, anunciada inicialmente en el acuerdo sobre el alto el fuego en Nagorno Karabaj del 9 de noviembre de 2020.

Según dijo Putin, durante la reunión de hoy "todos los asuntos económicos fueron acordados", salvo algunas pequeñas diferencias.

El líder ruso afirmó que la apertura de las comunicaciones de transporte en la región -bloqueadas desde el inicio del conflicto por el control de Nagorno Karabaj- beneficiará a todas las partes y se hará notar en el bienestar de la población de Armenia y Azerbaiyán.

DEVOLUCIÓN DE PRISIONEROS

Otro de los asuntos que abordaron hoy los líderes fue la devolución de los prisioneros de guerra armenios que aún se encuentran retenidos en Azerbaiyán.

"Hay un asunto muy importante, muy delicado, relacionado con cuestiones humanitarias, y aquí hemos podido avanzar también", anunció Putin tras la reunión.

Alíev, a su vez, agregó que tras la última guerra de 44 días en Nagorno Karabaj, en la que se impuso Azerbaiyán, Bakú ha devuelto a Ereván a más de un centenar de prisioneros, uno de los cuales fue entregado a Armenia este viernes.

SIGUIENTE REUNIÓN, EN BRUSELAS

La siguiente reunión entre Alíev y Pashinián tendrá lugar el 15 de diciembre en Bruselas gracias a los esfuerzos del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

"Cuantas más posibilidades para una comunicación directa, mejor", dijo Putin sobre la iniciativa comunitaria.