EFEJartum

Al menos 55 personas murieron y 70 resultaron heridas este lunes en nuevos choques tribales en el estado de Darfur del Sur, en el oeste de Sudán, tras un fin de semana sangriento, tan solo dos semanas después del fin de la misión de paz de la ONU en la región, informaron hoy fuentes oficiales y tribales.

El director de la policía de Darfur del Sur, teniente general Ali Hassab Al Rasoul, dijo a la televisión oficial que el número de víctimas de los enfrentamientos tribales en la zona de Al Tawila que estallaron hoy "ascendió a 55 muertos y más de 70 heridos".

Explicó que "las autoridades enviaron refuerzos a la zona de los hechos para imponer la seguridad", sin dar más detalles.

Los choques se produjeron entre las tribus árabes Falata y Rizeigat en la aldea de Al Tawila, en la provincia de Gereida, donde un grupo armado de los Rizeigat "quemó parte de la pequeña población tras enfrentamientos que dejaron 17 muertos y 32 heridos de ambas partes", dijo a Efe un líder de la tribu Falata, Saleh Adam.

Una pugna por los pozos de agua y los pastos en la región fue el motivo principal de estos enfrentamientos, explicó Adam, quien acusó a la tribu Rizeigat de destruir sus fincas y sabotear sus cultivos con su ganado en unas semanas que es temporada de cosecha.

El vicegobernador de la provincia de Gereida, Hasan Ibrahim, dijo en un comunicado difundido por la radio oficial sudanesa que el ataque "se produjo tras el asesinato ayer de un niño que estaba pastoreando con ovejas de la tribu Rizeigat a manos de hombres armados de la tribu Falata".

Esto provocó el ataque "como venganza por la muerte del niño", sostuvo.

Ibrahim agregó que "la situación ha vuelto a la calma tras la intervención de las fuerzas gubernamentales que acudieron a la zona".

En diciembre pasado, la región de Gereida presenció un ataque similar por parte de hombres armados de la tribu Rizeigat, que dejó 15 muertos y otros 30 heridos de ambas partes del conflicto, las tribus Falata y Rizeigat.

El incidente se produce tras un fin de semana sangriento en Darfur Oeste que ha dejado 129 muertos y 198 heridos, según el último balance del Comité de Médicos en Darfur Oeste, que publicó un comunicado hoy con la actualización de las cifras en su cuenta oficial de Facebook.

Estos enfrentamientos se desataron el pasado sábado después de la muerte de un joven en un campamento de desplazados, donde las autoridades locales impusieron el toque de queda en todo el estado.

Estos últimos incidentes tienen lugar dos semanas después de que terminara el mandato de la misión de paz de la ONU en Darfur, UNAMID, el pasado 31 de diciembre.

La misión fue desplegada en Darfur en 2007 en medio de una cruenta guerra civil que dejó entre 2003 y 2008 más de 300.000 muertos, según la ONU, y en la que se enfrentaron tribus árabes y africanas, las primeras utilizadas por Jartum contra los habitantes que denunciaban discriminación del Gobierno central.