EFEMoscú

Después de más de seis horas, los ministros de Asuntos Exteriores de Azerbaiyán y de Armenia, Jeihun Bayrámov y Zohrab Mnatsakanián, reunidos en Ginebra bajo la mediación de Rusia, Francia y Estados Unidos, acordaron no atacar objetivos civiles e iniciar un proceso de intercambio de caídos en combate.

"Las partes no atacarán deliberadamente a poblaciones civiles u objetos no militares de conformidad con el derecho internacional humanitario; las partes participarán activamente en la implementación de la recuperación y el intercambio de restos en el campo de batalla", informó la OSCE en un comunicado.

Los Copresidentes del grupo de Minsk de la OSCE (Rusia, Francia y EEUU) pidieron una vez más a las partes el cumplimiento total de los compromisos de alto al fuego humanitario asumidos en la Declaración Conjunta de Moscú del 10 de octubre, reafirmados en París el 17 de octubre y en Washington el 25 de octubre, e incumplidos hasta ahora.

Las partes deberán entregar en el plazo de una semana al Comité Internacional de la Cruz Roja y al representante personal del presidente en ejercicio de la OSCE (PRCiO), Andrzej Kasprzyk, una lista de los prisioneros de guerra actualmente detenidos.

Además, Bakú y Ereván se comprometieron a trabajar en propuestas de "posibles mecanismos de verificación del alto el fuego", de acuerdo con el punto 2 de la declaración conjunta del 10 de octubre.

Los copresidentes de grupo de Minsk aseguraron en el comunicado que continuarán "trabajando intensamente" con Azerbaiyán y Armenia para "encontrar una solución pacífica del conflicto".

La cita tuvo lugar tras el fracaso la tercera tregua humanitaria acordada entre Armenia y Azerbaiyán el pasado domingo con la mediación de EEUU.

Al igual que las otras dos anteriores este alto, el alto el fuego fue violado también en los primeros minutos desde su entrada en vigor entre acusaciones mutuas de haberlo incumplido.

El encuentro de los ministros de Exteriores en Ginebra se celebró asimismo un día después de que el presidente karabají, Araik Aratiunián, asegurara que el Ejército azerbaiyano se encontraría a solo 5 kilómetros de Shushi -o Shushá para Azerbaiyán- la segunda ciudad más importante de Nagorno Karabaj.

El líder de la autoproclamada república advirtió de que quien controle esta ciudad controlará el enclave separatista.

El Ministerio de Defensa de Armenia confirmó durante la jornada del viernes "intensos combates entre el ejército karabají y las fuerzas armadas de Azerbaiyán en el frente sur".

Mientras, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Alíev, anunció que las tropas azerbaiyanas recuperaron otras nueve pueblos en el Karabaj, con lo que ascienden, según Bakú, a cerca de 200 las localidades de las que han sido expulsadas las fuerzas armenias.

Además, el jefe del Estado emitió un decreto por el que se crea una "administración provisional especial para los territorios de Azerbaiyán liberados de la ocupación".