EFEWashington

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, revocará el estatus de aliado estratégico no OTAN a Afganistán, concedido en 2012 por su predecesor Barack Obama.

Así lo comunicó Biden en una breve notificación dirigida a la presidenta de la Cámara Baja del Congreso de EE.UU., Nancy Pelosi, en la que informó de sus intenciones sin proporcionar más detalles.

En 2012, EE.UU. designó al país centroasiático como aliado estratégico no OTAN para facilitar la adquisición por parte del Gobierno de Kabul, entonces aliado de Washington, de equipamiento militar estadounidense.

Con este estatus, se aceleró la cooperación bilateral en materia de defensa, así como la venta de equipamiento castrense al facilitarse las exportaciones desde EE.UU.

Anteriormente, las Fuerzas Armadas de Afganistán, que dependían en gran manera de EE.UU. para adquirir armamento, ya disfrutaban de algunas de esas ventajas pero con esa designación se garantizó que continuaran en el tiempo.

Sin embargo, la situación cambió radicalmente en el país el año pasado, cuando EE.UU. puso fin a veinte años de ocupación a finales de agosto de 2021, tras una caótica retirada y después de la toma por parte de los talibanes de la casi totalidad del país.

Washington replegó sus fuerzas del territorio afgano, en virtud de un acuerdo alcanzado entre los insurgentes y la Administración del expresidente Donald Trump (2017-2021).

Previo a Afganistán, EE.UU. concedió el estatus de aliado estratégico no OTAN a otras naciones como Australia, Egipto, Israel y Japón, y más recientemente este año a Colombia.