EFESao Paulo

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, reveló este jueves que el primer ministro británico, Boris Johnson, con el que se reunió el lunes en Nueva York, quiere "un acuerdo de emergencia" con Brasil para "importar" alimentos que "están en falta" en su país.

"Una de las conversaciones con Boris Johnson fue que él quiere un acuerdo de emergencia con nosotros para importar algún tipo de alimento que está en falta en Inglaterra", dijo el mandatario en su tradicional directo de los jueves vía redes sociales.

Sin dar más detalles al respecto, el líder ultraderechista brasileño señaló que dejó el asunto en manos de la ministra de Agricultura, Tereza Cristina Correa. Brasil es uno de los mayores productores mundiales de alimentos.

Bolsonaro vinculó los problemas de desabastecimiento de alimentos de "algunos países" con la tendencia inflacionaria global, que, a su juicio, es fruto de las medidas de aislamiento impuestas para combatir la pandemia coronavirus, cuya gravedad niega.

"La inflación vino para todo el mundo después del 'quédese en casa y la economía viene después' y algunos países están con falta de alimentos", apuntó.

Bolsonaro también dijo que Johnson le preguntó por fórmulas para "ayudar a introducir whisky" en el mercado brasileño, a lo que él respondió que no está entre sus prioridades "facilitar la entrada" de esa bebida alcohólica a su país.

"No es un negocio que el Gobierno debe trabajar. Aquí no prohibimos la entrada de whisky, que regule el mercado, (pero) no quiero la participación del Estado", abundó el gobernante.

Bolsonaro y Johnson se reunieron el lunes en Nueva York, donde coincidieron con motivo de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Sobre ese encuentro trascendió un diálogo en el que Johnson le preguntó a Bolsonaro si se había vacunado contra la covid-19, a lo que el presidente brasileño le respondió, entre risas, que no y aseguró que su nivel de anticuerpos es muy alto.

Bolsonaro, quien se infectó con el coronavirus en julio del año pasado y acostumbra a poner en duda la eficacia de las mascarillas y las vacunas anticovid, ha dicho en varias ocasiones que no se vacunará, al menos, hasta que lo haga el "último" brasileño.

En ese encuentro participó el ministro de Salud brasileño, Marcelo Queiroga, quien un día después dio positivo para el coronavirus y se tuvo que quedar en Nueva York para cumplir una cuarentena de 14 días.

Bolsonaro está actualmente aislado de forma preventiva en su residencia oficial de Brasilia y se realizará una nueva prueba de diagnóstico para la covid-19 este fin de semana.