EFEBangkok

Las autoridades de Camboya suspendieron este domingo la pena de arresto domiciliario que cumplía el líder opositor Kem Sokha, detenido por traición hace más de dos años, debido a razones de salud, indicó en un comunicado un tribunal de Nom Pen.

Sokha, sin embargo, no podrá abandonar el país y tendrá que cumplir una serie de condiciones como no involucrarse en actividades políticas y responder ante cualquier citación del tribunal.

Su liberación coincide con el plan de regreso de su antiguo compañero Sam Rainsy, líder opositor en el exilio, quien el sábado llegó a Malasia.

Ambos políticos cofundaron en 2012 el Partido Nacional para el Rescate de Camboya (CNRP, siglas en inglés), formación que suponía la única amenaza al poder del primer ministro camboyano, Hun Sen, antes de su disolución por parte del Tribunal Supremo, en noviembre de 2017.

Un mes antes, en la noche del 4 de septiembre de 2017, Sokha fue detenido acusado de traición y tras un año en situaciñon detención preventiva fue puesto bajo arresto domiciliario.

Rainsy, quien se autoexilió en Francia en 2016 para evitar en Camboya condenas por difamación y otras acusaciones, llegó el sábado a Kuala Lumpur después de que el jueves le impidieran embarcar en un vuelo con destino a Bangkok.

La diputada malasia Nurul Izzah ha invitado a Rainsy a una reunión el próximo martes con miembros del Parlamento, aunque del momento se desconoce la respuesta del opositor camboyano.

"Regresaré a Camboya, por supuesto, es mi derecho y deber", declaró Rainsy a los medios en el aeródromo malasio sin desvelar cuándo tendrá lugar el viaje.

Camboya, por su parte, ha reforzado la seguridad en puntos fronterizos y en los aeropuertos internacionales, y su viceprimer ministro, Sar Kheng, aseguró que Rainsy afrontará la justicia en caso de que vuelva al país.