EFEPekín

China acusó hoy al Reino Unido de violar los acuerdos alcanzados para la transferencia de Hong Kong a su soberanía en 1997, después de que Londres anunciase que concederá permisos de residencia y nacionalidad británica a los habitantes de la excolonia que cumplan los requisitos para ello.

"Los compatriotas de Hong Kong, incluidos los poseedores de un pasaporte de Ciudadano Británico de Ultramar (BNO, en inglés) son todos ciudadanos chinos", dijo el portavoz de Exteriores chino Zhao Lijian y aseguró que, antes de la retrocesión, Londres "prometió claramente que no garantizaría la residencia permanente" a los poseedores de esa documentación.

El Reino Unido, que llamó hoy a consultas al embajador chino en Londres por la aprobación de la ley de seguridad para Hong Kong, ha adelantado que ofrecerá a cerca de tres millones de hongkoneses que puedan vivir en las islas para, más adelante, adquirir la nacionalidad británica.

Unos 350.000 hongkoneses tienen un pasaporte BNO y otros 2,6 millones de personas residentes en la antigua colonia británica podrán vivir en el Reino Unido durante un periodo inicial de cinco años, según lo anunciado por Londres.

Zhao afirmó que ahora el Reino Unido, "ignorando totalmente la posición de China", ha cambiado "obstinadamente" lo acordado en 1997 e "introducido una nueva ruta para permisos de residencia y concesión de la nacionalidad para los residentes en clara violación de su propia promesa y de los usos en las relaciones internacionales".

"China lo condena totalmente y se reserva el derecho a responder", dijo el portavoz antes de añadir que "todas las consecuencias (de la ruptura de los acuerdos) deberá asumirlas la parte británica"

Asimismo, reiteró que los asuntos de Hong Kong son "internos de China y no hay espacio para la interferencia extranjera" y recalcó que el Gobierno de Pekín está "firmemente decidido a defender la soberanía nacional, su seguridad y su desarrollo".

En unas declaraciones el miércoles por la noche a los medios, el ministro británico de Exteriores, Dominic Raab, admitió que no es mucho lo que su país pueda hacer para impedir que China bloquee la salida de ciudadanos de Hong Kong para residir en el Reino Unido.

"Creo que necesitamos ser realistas. Pero creo que China, como país en alza y líder en la comunidad internacional, es sensible al riesgo que todo esto tiene para su reputación", agregó.

"Al final, necesitamos ser sinceros y reconocer que no podríamos forzar a China a que autorice a los (ciudadanos con el pasaporte de ultramar) BNO para que vengan al Reino Unido", dijo.

El primer ministro británico, Boris Johnson, avanzó también el miércoles que los hongkoneses que tengan un pasaporte BNO y hayan vivido en el Reino Unido durante un periodo inicial de cinco años, podrán optar después al estatus de asentados en el país, y un año más tarde tendrán derecho a pedir la nacionalidad británica.

Hasta ahora, los hongkoneses con un pasaporte BNO solo pueden solicitar un visado para permanecer en el Reino Unido durante seis meses.

El anuncio de Johnson se produjo el día en que se conmemoraba el 23 aniversario de la transferencia de Hong Kong a soberanía china y tras la entrada en vigor de la nueva ley de seguridad nacional que Pekín ha promulgado para el territorio.

Miles de manifestantes se congregaron el propio miércoles en las calles de Hong Kong para protestar contra esa legislación. La Policía confirmó la detención de unas 370 personas, diez de ellas al amparo de la nueva normativa.

Hong Kong volvió a soberanía china en 1997 tras siglo y medio de dominación británica y después de que Londres y Pekín firmaran en 1984 una declaración conjunta sobre la base de "un país, dos sistemas", por la que el Reino Unido renunció a su última colonia asiática.