EFEGinebra

Representantes del Gobierno, la oposición y la sociedad civil de Siria iniciaron hoy en Ginebra la cuarta ronda de negociaciones para redactar una constitución de consenso, considerada una de las herramientas para superar un conflicto que se prolonga ya cerca de una década.

El comité para la redacción de la nueva carta magna, formado por 45 miembros (15 de cada uno de los tres grupos presentes en las negociaciones) llegó hoy al Palacio de las Naciones, sede europea de las Naciones Unidas, para proseguir un proceso constitucional iniciado en octubre de 2019.

También participa en las reuniones de esta semana, en calidad de mediador, el enviado especial de la ONU para Siria, Geir Pedersen, quien en la víspera de esta nueva ronda expresó su optimismo en que las negociaciones avancen y a principios de 2021 se cuente ya con ciertos principios constitucionales acordados por todas las partes.

El diplomático noruego también ha mantenido en los últimos meses encuentros con autoridades de Turquía, Rusia, Egipto, Irán, Arabia Saudí y la Liga Árabe para buscar apoyo internacional a las negociaciones, aunque siempre ha insistido en que son los propios sirios quienes deben decidir su futuro constitucional.

Las negociaciones se han visto dificultadas por la persistente desconfianza entre Gobierno y oposición, como se comprobó en la segunda ronda, celebrada hace un año, en la que ni siquiera hubo encuentros directos entre las dos facciones pese a que ambas viajaron a Ginebra.

Más tarde, la pandemia de COVID-19 paralizó las negociaciones durante nueve meses, y cuando éstas se reanudaron, el pasado agosto, la agenda de reuniones sufrió numerosos imprevistos al detectarse cuatro positivos por coronavirus entre los propios negociadores.