EFEDakar

La Comisión Electoral de Guinea-Conakri anunció este sábado la victoria del presidente Alpha Condé en los comicios del pasado 18 de octubre con un 59,49 % de los votos, frente al 33,50 % de su rival, Cellou Dalein Diallo, cuyo partido ya había denunciado "fraude a gran escala".

"Consecuentemente, el candidato profesor Alpha Condé, de la Asamblea del Pueblo Guineano-Arco Iris (RPG), es declarado electo en la primera vuelta presidencial con un 59,49 %" de los votos, declaró el presidente de la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI), Kabinet Cissé, en un discurso celebrado en el Palacio del Pueblo en la capital, Conakri.

Este anuncio podría aumentar un clima ya tenso y desencadenar nuevas espirales de violencia, que en los últimos días han dejado al menos 10 muertos, según cifras oficiales y alrededor de 30, de acuerdo con la oposición.

"Es una victoria para Guinea", manifestó Condé en su página oficial de Facebook poco después de conocerse su reelección, que deberá ser ratificada por el Tribunal Constitucional. "Mano a mano (caminando) hacia lo esencial: el bienestar de las poblaciones en paz y armonía", añadió el presidente.

Si bien la Constitución guineana solo permite un cúmulo de dos mandatos presidenciales, Condé, de 82 años, considera que el hecho de que el pasado 22 de marzo se aprobara por referéndum una nueva Constitución -con un dudoso 91,5 % de los votos a favor- excluye sus anteriores años de Gobierno y pone el marcador a cero.

El principal partido de la oposición, la Unión de Fuerzas Democráticas de Guinea (UFDG), anunció hoy que apelará el resultado ante el Tribunal Constitucional, y reiteró que el verdadero ganador de estos comicios era su candidato, Diallo, con un 53 % de los votos.

"Si por casualidad el Tribunal Constitucional barre con el dorso de la mano las pruebas que le entregaremos, la lucha continuará en las calles hasta que sea efectiva la victoria que el pueblo de Guinea le ha concedido a Cellou Dalein", expresó ante los medios un miembro del partido.

"COMICIOS JUSTOS"

A pesar de los temores a una escalada de la violencia tras meses de disturbios preelectorales, el día de la votación transcurrió sin mayores altercados, y observadores tanto de la Unión Africana como de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) calificaron los comicios de justos.

Sin embargo, la autoproclamada victoria electoral este lunes de Diallo -con un supuesto 53 % de los votos- provocó, durante varios días, choques entre sus seguidores y las fuerzas de seguridad, las que según el político allanaron además la sede de su partido y le mantienen encerrado en su domicilio.

"La represión (policial) continúa en Conakri en zonas consideradas favorables a la oposición", alertó este viernes la UFDG, que denunció al menos 27 muertos por armas de fuego entre sus seguidores, 18 de ellos en Conakri, desde la celebración de las elecciones.

El Ministerio de Seguridad guineano, sin embargo, cifra ese número en diez fallecidos, incluidos dos policías, uno de ellos "linchado" por los manifestantes.

Por su parte, Human Rights Watch (HRW) denunció este viernes que tres de esas diez víctimas mortales eran niños, y demandó que "los responsables de uso letal de la fuerza excesivo o innecesario" en la última semana sean investigados y llevados ante la Justicia.

"Las autoridades deben (además) restaurar inmediatamente el acceso a internet para que las personas puedan comunicarse, obtener información e informar sobre lo que está sucediendo", añadió en un comunicado Ida Sawyer, subdirectora para África de HRW.

Concluyen así, a la espera del pulso en las calles, unas elecciones marcadas por la falta de consenso en el censo de votantes, un discurso henchido de división étnica y meses de represión y violencia en un país de poco más de 13 millones de habitantes.

Si bien no está claro el número total de muertos desde que comenzaran el año pasado las protestas anti-Condé, Amnistía Internacional lo sitúa en alrededor de 50, cifra que la oposición eleva a más de 90.