EFEHong Kong

El activista hongkonés Joshua Wong, uno de los rostros más visibles del movimiento de protesta que sacudió la ciudad financiera el año pasado, fue hoy condenado a 13 meses y medio de prisión por organizar una "asamblea no autorizada" que acabó en el asedio de una comisaría de la Policía en junio de 2019.

Wong, de 24 años, se declaró culpable de organizar e incitar la manifestación, que terminó con el cerco a la sede de la Policía de Wan Chai el 21 de junio del año pasado, día en que miles de personas salieron a las calles para pedir la retirada del polémico proyecto de ley de extradición que desencadenó las protestas, así como una investigación sobre la actuación policial.

Tras la manifestación se produjo el asedio que, según la Corte que lo juzgó, supuso un "evidente desafío a la autoridad".

También fueron condenados los activistas Agnes Chow e Ivan Lam a 10 y 7 meses de prisión, respectivamente, quienes al igual que Wong llevaban desde el 23 de noviembre bajo custodia en un centro de detención de la urbe a la espera de una sentencia.

El trío, que anteriormente lideró el desmantelado grupo político Demosisto, se declaró culpable por el caso ante un tribunal de primera estancia de la magistratura hongkonesa de West Kowloon.

La jueza del tribunal, Lily Wong Sze-lai, dictaminó que Wong jugó un "papel protagonista", que su objetivo fue "asediar a la Policía" y que sus acciones fueron "muy egoístas" porque "causaron alteración del orden público y atascos de tráfico, lo que impidió que la Policía pudiera responder a las llamadas de los ciudadanos".

"Si no hubiese sido por los actos ilegales de estas tres personas, la Policía podía haber desplegado a sus agentes. Sus acciones supusieron un desperdicio de recursos", dijo.

UNA SENTENCIA INJUSTA, SEGÚN SUS SIMPATIZANTES

Tras conocerse la sentencia, Wong se dirigió a los simpatizantes del movimiento prodemocrático que acudieron hoy a la Corte en señal de apoyo: "Arrepentirse, nunca", dijo el activista en la sala antes de ser conducido por la Policía.

En respuesta, unas doscientas personas que esperaban a las puertas del tribunal le gritaron que esperarán a que salga de prisión y clamaron "que regrese la justicia".

"Ojalá pudiera llorar, pero no me salen las lágrimas. ¿Qué han hecho estos jóvenes para merecer esto?", comentó a Efe una jubilada de 65 años que frecuentaba las manifestaciones del año pasado.

El también activista Nathan Law, que abandonó Hong Kong el 2 de julio, afirmó a Efe que la sentencia es "injusta" y puso igualmente en duda la independencia del sistema judicial hongkonés.

"La Corte se ha convertido otra vez en una herramienta de represión a favor de las autoridades, que están decididas a encarcelar a los activistas más destacados para dar ejemplo", incidió, y agregó: "espero que la comunidad internacional se muestre en contra de la sentencia y exija su liberación".

Una docena de simpatizantes de Pekín también se congregaron en los aledaños del tribunal con carteles que describían a Wong como un "criminal habitual".

Uno de ellos celebró la condena abriendo una botella de champán.

AMNISTÍA INTERNACIONAL PIDE SU LIBERACIÓN

Por su parte, Amnistía Internacional (AI) pidió en un comunicado la liberación de los tres activistas e indicó que el caso se ha politizado para procesar a gente que se manifestó pacíficamente.

"Las autoridades están enviando el mensaje de que cualquiera que critique abiertamente al Gobierno puede ser el siguiente", indicó su director general para Asia-Pacífico, Yamini Mishra.

"Los condenados han visto cómo se violaban sus derechos de libertad de expresión y de reunirse pacíficamente. Sus penas deben ser levantadas de inmediato y de manera incondicional", añade AI.

Por último, la organización asegura que, hasta la fecha, "más de 10.000 personas han sido detenidas en relación con las protestas de 2019", y que "más de 2.000 han afrontado juicios acusados de cargos como 'crear disturbios', 'asamblea ilegal' o 'posesión de armas'".

WONG DENUNCIA AISLAMIENTO DURANTE LA PRISIÓN PREVENTIVA

Wong denunció esta semana que fue aislado durante 72 horas durante su prisión preventiva después de que un escáner le detectara objetos no identificados en su estómago.

"Me llevaron a una celda al final del pasillo del hospital. En ese momento supe que era el comienzo de una pesadilla", escribió en una carta que publicó hoy el diario opositor Apple Daily.

El activista aseguró que quedar recluido en aislamiento le creó mucha ansiedad: "Todo este sufrimiento sólo refuerza nuestro coraje y convicción por la democracia y la justicia".

No es la primera vez que Wong pasa por prisión, pero sí se trataría de la primera vez para Chow, que mañana cumplirá 24 años y que rompió a llorar tras escuchar la sentencia.

Chow está pendiente también de otro caso tras haber sido detenida en agosto bajo la acusación de "conspiración con fuerzas extranjeras para poner en riesgo la seguridad nacional", uno de los delitos contemplados en la nueva ley de seguridad nacional aprobada por la Asamblea Nacional Popular (ANP) china.

En teoría, esa ley tenía como objetivo desactivar la mayor crisis recientemente vivida en la urbe financiera tras la oleada de protestas de 2019 que, en numerosas ocasiones, acababan en graves incidentes violentos entre la Policía y manifestantes radicales.

Shirley Lau