EFENaciones Unidas

Corea del Norte está violando de forma constante las sanciones internacionales que tiene impuestas y su programa nuclear y de misiles sigue "intacto", asegura un informe elaborado por expertos de Naciones Unidas hecho público este martes.

Según los especialistas, Pionyang está desafiando las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU con un "aumento masivo de las transferencias ilegales de productos derivados del petróleo y carbón de buque a buque".

"Estas violaciones hacen ineficaces las sanciones más recientes", señala el texto, en referencia a los límites a la importación de productos petroleros y a las restricciones al comercio con carbón que el Consejo impuso al país en 2017, en respuesta a sus ensayos nucleares y con misiles.

Los expertos aseguran que, sin saberlo, bancos y compañías de seguros de todo el mundo siguen facilitando pagos y dando cobertura a busques involucrados en estas violaciones.

Las transferencias de petróleo y carbón entre barcos, una técnica utilizada por Pionyang para evitar las sanciones, se dispararon en 2018, con "transbordos cada vez mayores, multimillonarios e ilegales" de crudo y un número creciente de operaciones con carbón.

Además, el Gobierno norcoreano sigue violando el embargo de armas que tiene impuesto y ha intentado facilitar equipos militares a los rebeldes hutíes de Yemen, así como a Libia y Sudán a través de intermediarios extranjeros.

Mientras, las restricciones financieras impuestas por el Consejo de Seguridad "sigue siendo algunas de las medidas del régimen de sanciones que se aplican de manera más deficiente y se eluden activamente", apuntan los expertos.

Las numerosas rondas de castigos impuestas desde hace años por la ONU buscan presionar a Corea del Norte para que abandone su programa nuclear y de misiles.

Para varios miembros del Consejo de Seguridad, esas sanciones fueron fundamentales a la hora de llevar al líder norcoreano, Kim Jong-un, a negociar con el presidente estadounidense, Donald Trump.

La última cumbre entre los dos mandatarios celebrada en Hanói, sin embargo, se cerró sin acuerdos hacia la desnuclearización.

Tras ese fracaso, fotos por satélite mostraron el pasado fin de semana nueva actividad en una instalación de misiles de Corea del Norte, lo que incrementa la posibilidad de que esté preparando un lanzamiento tras la fallida cumbre de Hanói y hace temer por la continuidad del diálogo con Estados Unidos.