EFENaciones Unidas

La decisión del presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena, de disolver el Parlamento y convocar elecciones para elegir a los nuevos miembros, el próximo 5 de enero preocupa al secretario general de Naciones Unidas, António Guterres.

El más alto funcionario de la ONU subrayó la vital importancia de respetar los procesos democráticos e instituciones y de resolver las diferencias de acuerdo con el estado de derecho y el debido proceso de ley, señaló en un comunicado su portavoz, Farhan Haq.

Sirisena disolvió el Parlamento y convocó a elecciones en enero, agitando aún más la crisis que se desató en el país tras romper la alianza de gobierno y destituir al primer ministro en funciones, Ranil Wickremesingh.

Con esta decisión, Sirisena frenó definitivamente la discusión que la Cámara preveía celebrar el próximo 14 de noviembre sobre el nombramiento del expresidente Mahinda Rajapaksa como reemplazo de Wickremesingh, una votación para la que su gobierno reconoció que no tenía apoyos suficientes.

Guterres reiteró su llamado al Gobierno de Sri Lanka a asegurar la paz y seguridad de sus habitantes y sostener su compromiso con los derechos humanos, justicia y reconciliación, señala además el comunicado.

La disolución de la Parlamento ha provocado el esperado rechazo del Partido Nacional Unido (UNP) de Wickremesinghe, que había asegurado reiteradas veces que contaba con el apoyo para deslegitimar su destitución.