EFEIslamabad

El partido del depuesto ex primer ministro Imran Khan denunció este martes la detención de más de 400 de sus trabajadores, antes de que el político comience una multitudinaria marcha hacia la capital de Pakistán contra el actual Gobierno, que ha anunciado que no permitirá la manifestación.

"La Policía allanó más de 1.100 casas la pasada noche en (la provincia oriental de) Punjab, y detuvo a más de 400 de nuestros trabajadores, incluyendo mujeres y niños", dijo en un mensaje de vídeo un portavoz del Pakistan Tehreek-e-Insaaf (PTI) de Khan, Fawad Chaudhry.

El ex primer ministro había anunciado una marcha hacia Islamabad para exigir elecciones anticipadas al Gobierno de Sheshbaz Sharif.

Tras su salida del Gobierno el pasado 9 de abril a causa de una moción de censura, Khan comenzó una dura "campaña por la libertad", anunciando una serie de protestas.

Desde la ciudad norteña de Peshawar, uno de los principales bastiones del partido de Khan, el político criticó las detenciones y se preguntó si el poder judicial permitirá este "acoso" contra una marcha pacífica hacia Islamabad.

"Si permitís esto, entonces la credibilidad de los jueces dejará de existir", dijo.

Khan reiteró su teoría de que Estados Unidos buscaba un cambio de régimen y apoyó a la oposición, sobre todo tras la visita oficial de Khan a Moscú el mismo día que comenzó la invasión rusa de Ucrania, el pasado 24 de febrero. Sin embargo, Washington ha negado en varias ocasiones estas acusaciones.

El ex primer ministro afirmó también que el poderoso Ejército paquistaní no puede "permanecer neutral" y afirmó que debe "mostrar de qué parte está", un día antes de comenzar "la marcha política más grande del país" hacia Islamabad.

El ministro del Interior, Rana Sanaullah, anunció sin embargo este martes en una rueda de prensa que el Gobierno no permitirá celebrar la marcha al PTI.

"Quieren venir como una turba que no tiene estatus legal o constitucional, no podemos permitirlo", dijo Sanaullah.

Los gobiernos de las provincias de Sindh y Punjab han impuesto restricciones al derecho de reunión, mientras que las principales autopistas hacia la capital han sido bloqueadas.

Khan se convirtió en el primer ministro en la historia del país en ser destituido de su cargo mediante una moción de censura.

Antes que él Shaukat Aziz, en 2006, y Benazir Bhutto, en 1989, sobrevivieron a los movimientos en su contra. Pero ningún primer ministro en la historia de Pakistán ha logrado completar su mandato desde la partición del subcontinente indio, en 1947, y su independencia del Imperio británico.