EFENaciones Unidas

El presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, pidió en la ONU que la comunidad internacional actúe "con valentía" ante las actuales amenazas mundiales, como el programa nuclear norcoreano o el terrorismo.

"En nuestra vida política hay situaciones que son blanco o negro, de una claridad meridiana, como el chantaje nuclear de Corea del Norte, el terrorismo o la agresión contra Ucrania", aseguró Tusk en su comparecencia durante la Asamblea General de Naciones Unidas.

"Es en estas situaciones cuando tenemos que demostrar que aún somos capaces de distinguir entre el bien y el mal, y para ello a veces tenemos que ser valientes", aseveró el diplomático europeo, que señaló que la ONU "no existe para buscar una avenencia cobarde con el mal, sino para combatirlo con determinación".

Tusk urgió asimismo a que la ONU, criticada en los últimos años por su supuesta ineficacia y lentitud, "sea más enérgica y menos burocrática" y que actúe con "claridad y propósito".

Aunque aplaudió las últimas acciones de Naciones Unidas contra Corea del Norte, que ha condenado rápidamente los lanzamientos de misiles de Pyongyang y han impuesto sanciones contra el país asiático, señaló que estas decisiones "no son suficientes.

"Ningún país debería poder socavar el régimen global de la no proliferación y amenazar a países específicos", opinó.

En referencia a los numerosos atentados terroristas que se han vivido últimamente a nivel global, Tusk apuntó que la comunidad debe "hacer más y estar más determinados" que los terroristas, y pidió a los líderes de los países musulmanes "firmeza" en su respuesta a los ataques.

El presidente del Consejo Europeo también trató la crisis de los refugiados que ha vivido la Unión Europea con la llegada masiva de personas que huyen de los conflictos de Siria y África, para la cual pidió una mayor implicación de la comunidad internacional.

"Debemos responder con firmeza a traficantes de personas que explotan a los más vulnerables y franquean las fronteras soberanas", dijo en referencia a las redes que se lucran de los inmigrantes y ponen sus vidas en peligro.

"Deberíamos tratarlos con la misma dureza con las que respondemos ante los responsables de la piratería o el terrorismo", subrayó Tusk, que pidió más presencia de organismos internacionales en países como Libia, de donde parten muchos de los inmigrantes.