EFEWashington

El Departamento de Estado de EEUU condenó hoy en los "términos más fuertes" el "cobarde" atentado yihadista en Somalia que ha provocado la muerte de, al menos, 215 personas y ha dejado más de 350 heridos.

En un comunicado, la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauer, expresó la condena de Estados Unidos al peor atentado de la historia de Somalia, en el que supuestos terroristas de Al Shabab detonaran camiones bomba contra un hotel y un mercado de la capital, Mogadiscio.

"Estados Unidos condena en los términos más enérgicos los ataques terroristas que mataron e hirieron a cientos en Mogadiscio", subraya Nauer en su nota.

"Frente a este acto cobarde y sin sentido, Estados Unidos continuará apoyando al gobierno somalí, a su gente y a nuestros aliados internacionales para combatir el terrorismo y apoyar sus esfuerzos para lograr la paz, la seguridad y la prosperidad", destaca Nauer.

Por último, a través de su portavoz, el Departamento de Estado de EEUU deseó una pronta recuperación a los heridos y aprovechó para trasladar sus "más profundas condolencias a todos los somalíes, especialmente a aquellos que perdieron amigos y familiares en los ataques".

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, también condenó hoy el atentado y urgió al país a unirse contra el terrorismo.

Por ahora, aunque los medios locales y analistas dan por hecho que Al Shabab está detrás del atentado, el grupo yihadista todavía no ha reclamado su autoría.

La organización terrorista, que se afilió en 2012 a la red internacional de Al Qaeda, controla parte del territorio en el centro y el sur del país y aspira a instaurar un Estado islámico de corte wahabí en Somalia.

Este país del este de África vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un gobierno efectivo y en manos de milicias radicales islámicas, señores de la guerra que responden a los intereses de un clan determinado y bandas de delincuentes armados.