EFENaciones Unidas

La embajadora de EE.UU. ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, calificó este miércoles de "absurda" la reciente entrada de Siria en la junta ejecutiva de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y no descartó sugerir medidas extraordinarias para que se suspendan sus privilegios de voto.

En una audiencia del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja para detallar las prioridades del Gobierno de Joe Biden en la ONU, la embajadora expresó su "decepción" por la inclusión, el pasado 28 de mayo, de Siria entre los 34 miembros de la junta ejecutiva de la OMS para los próximos tres años.

La decisión de designar a Siria como miembro de la junta ejecutiva procedió de los miembros del grupo del Mediterráneo Oriental, que incluye una veintena de países, y ha sido muy criticada por ONG y activistas de derechos humanos, ya que le otorga poder sobre la implementación de su agenda y políticas.

"Es absurdo que Siria esté en la OMS", dijo Thomas-Greenfield, quien reconoció la labor de los Cascos Blancos, esencialmente médicos sirios que "corren hacia las bombas para salvar vidas" y que en su última visita le trasladaron su "experiencia" sobre los ataques a hospitales por parte del régimen de Bashar Al Asad.

Preguntada por si consideraba esa entrada a la OMS un premio al comportamiento "criminal" del régimen sirio, la embajadora estadounidense lamentó la "falta de oposición" en el nombramiento, pero resaltó la importancia de poder levantar la voz y "presionar" desde una mesa multilateral.

En ese sentido, sostuvo que "comentará" con sus "colegas" y se pronunciará más adelante sobre un posible compromiso de EE.UU. a investigar la suspensión de privilegios de voto de Siria en la Asamblea de Salud de la organización, una medida extraordinaria.

Asimismo, respecto a la situación epidemiológica del país en conflicto desde hace una década, apuntó que ha habido problemas para llevar la vacuna contra la covid-19 a algunas áreas debido al cierre de fronteras, pero la ONU está "intentando" lograr progresos.