EFENaciones Unidas/Washington

Estados Unidos ha frenado la organización para este viernes de una reunión abierta del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la escalada de la violencia en Oriente Medio, defendiendo que es preferible esperar unos días para dar más tiempo a las gestiones diplomáticas en curso.

Noruega, China y Túnez, tres miembros del Consejo de Seguridad, habían propuesto celebrar mañana una primera cita pública sobre la actual crisis, tras las dos sesiones a puerta cerrada celebradas esta semana, según dijeron este jueves fuentes diplomáticas.

Sin embargo, Estados Unidos frenó la iniciativa, pidiendo retrasarla unos días, según esas mismas fuentes.

"Estamos dispuestos y apoyamos la discusión, una discusión abierta, en Naciones Unidas. Creo que estamos mirando a principios de la semana que viene. Esto espero que dé algo de tiempo para que la diplomacia tenga algún efecto y veamos si de hecho tenemos una verdadera desescalada", señaló el secretario de Estado de EE.UU., Anthony Blinken.

Blinken se expresó así preguntado durante una conferencia de prensa en Washington junto a su homóloga australiana, Marise Payne.

Washington anunció el miércoles el envío a Oriente Medio de un diplomático con el objetivo de buscar una desescalada y mediar en el conflicto.

Mientras, el Consejo de Seguridad de la ONU no se ha expresado oficialmente hasta ahora sobre la crisis, después de que EE.UU. no aceptara una propuesta circulada por otros miembros, defendiendo que no sería útil para rebajar la tensión, según fuentes diplomáticas.

Este tipo de declaraciones necesitan habitualmente la unanimidad de los quince Estados miembros del Consejo, donde Washington ha sido tradicionalmente el principal defensor de Israel.

Con respecto a la convocatoria de una nueva reunión, en este caso abierta, la delegación de Noruega en la ONU aseguró que está trabajando intensamente junto a China y Túnez para alcanzar un "consenso" y que esa cita tenga lugar cuanto antes.

"La situación es crítica. Noruega sigue urgiendo a todas las partes a detener los ataques inmediatamente", señaló la representación del país nórdico.

Blinken, en Washington, volvió a defender que Israel tiene derecho a defenderse ante los cohetes lanzados desde Gaza, un mensaje que ha repetido en los últimos días el presidente estadounidense, Joe Biden, que ha trasladado al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, su apoyo “sin fisuras” a la seguridad del país.

El jefe de la diplomacia estadounidense insistió en diferenciar la actuación de Hamás, "una organización terrorista que está atacando indiscriminadamente a civiles", e Israel, que se está defendiendo de esos ataques.

Blinken aseguró que le preocupa mucho la pérdida de vidas, sobre todo de niños, y expresó también su inquietud por la violencia en las calles de Israel entre judíos y musulmanes.

El secretario de Estado recalcó que tanto israelíes como palestinos tienen derecho a vivir con libertad, paz y seguridad y aseguró que ese principio guiará las políticas estadounidenses.

La que es la peor escalada de violencia entre palestinos e israelíes de los últimos siete años se extiende ya por diferentes ciudades y el Ejército israelí movió este jueves más tropas a la frontera con Gaza ante una posible operación terrestre dentro de la franja, mientras continúa el disparo masivo de cohetes de las milicias del interior del enclave y los bombardeos israelíes.